Pan con Pan, comida de…

…. LISTOS

¡Hola de nuevo!  Hoy es lunes y empezamos nueva semana por lo que hay que coger gran cantidad de energía para poder sobrevivir y llegar de nuevo al viernes. Para ello traigo uno de los mejores desayunos según mi paladar, del que no me cansaré nunca y del que muchos de vosotros habréis disfrutado seguro, (os digo desayuno pero puede ser perfectamente postre, merienda, o lo que queráis!)

Y….. ¡sí!, es una receta con pan, pero esta vez con una forma diferente. Hoy en día, el pan es un alimento que al igual que hace cien años, no suele faltar en las mesas. Para hacer tostadas, postres, como espesante o simplemente para rebañar.  Siempre en el punto de mira por el tema de si engorda o no, o sobre cuánto comer cada día, etc; pero lo cierto es que, nos remontemos a la era que nos remontemos, ÉL, siempre estaba/está/estará allí.

Después de dejarme caer este pasado fin de semana en un pueblillo de la provincia de Zamora (si, de esos en los que aún se ven las estrellas cuando es de noche, de esos en los que no hace falta nada material para sentirse feliz, de esos en los que sus habitantes te darán hasta lo que no tienen para que tengas un recuerdo suyo), y como no, de esos en los que uno se pone tibio de comer (y todo acompañado de una buena tajada de pan); he decidido compartir esta receta y animaros a probarla en casa.

Desde muy pequeñica, mi abuela me ha despertado muchas veces con este olor tan característico que tiene la masa de pan frita, y es que esta es la receta que os propongo hoy: Tortas de pan con azúcar, desayuno sabroso y contundente.

20140216_095011

Si soléis comprar pan recién hecho del día, en un panadero que amasa él mismo, lo vais a tener muuuuy fácil. Tan sólo decirle que os guarde la masa de una barra de pan sin hornear. Eso sí, si la compráis el día de antes, mantenerla en la nevera para que no fermente. Si os gusta ser previsores también podéis congelarla (no pierde nada de sabor) y sacarla del congelador el día de antes, dejarla en la nevera para que se descongele y listo!

Si no podéis encontrar masa, os animo a que investiguéis o cojáis la receta de pan que más os guste y preparéis la masa en casa, como si fueseis a hornear un pan.

Suponiendo que disponemos de la masa lista para cocinar, empezamos:

Ingredientes:

  • Masa de pan
  • Aceite de oliva suave o manteca de cerdo
  • Azúcar blanca

Elaboración:

  • Hacemos pequeñas pelotas de masa de pan, del tamaño de una mandarina pequeña.
  • Las aplastamos hasta dejarlas más bien finas, de ahí el nombre de tortas ( yo lo hago con las manos, sin ayuda de un rodillo, no os preocupéis si os aparecen agujeros, no pasa NADA!)
  • Calentamos el aceite y cuando esté listo echamos las tortas y las doramos. Aquí viene el único conflicto que puede aparecer en esta receta: ¿cuánto las frío? Dependerá de vuestro gusto personal, a mí me gustan más bien blanquicas ya que quedan más parecidas a un bollo; pero si las doráis más, quedarán más crujientes. Si es la primera vez que haces, te animo a que hagas dos tortas pequeñas primero, una la dejes más tiempo que otra y pruebas. Así sabrás cómo te gusta más.
  • Por ultimo sacamos de la sartén a un papel absorbente para quitarle el aceite sobrante  y a la hora de comer espolvoreamos con azúcar blanca por los ambos lados.

Yo suelo comerlas calientes, no sé si será por la poca paciencia que tengo, pero es como más me gustan.

Sugerencias:

  • El tamaño es orientativo, ir probando a vuestro gusto. Al final es lo mismo comer dos pequeñas que una grande =).
  • Yo siempre las he comido con azúcar, pero al ser pan como bien podéis imaginar, admite todo tipo de condimento (salado o dulce).
  • Como habéis visto, en los ingredientes ha aparecido la manteca de cerdo. La he puesto porque en mi casa muchas veces se ha preparado con ella, aunque  últimamente nos hemos pasado al aceite. Es una grasa de origen 100% animal que quizás os sea un pelín difícil encontrar, pero no os preocupéis que con aceite de oliva quedan igual de ricas!
  • Como una variante os propongo meter una pastilla de chocolate en el interior de la torta. Hacer la torta plana, meter la pastilla y doblarla por la mitad. Os tardará un poco más en freír pero el chocolate se fundirá en su interior, quedando delicioso el sabor!

Habrá a quien conozca esta receta y le traiga recuerdos de cuando era niñ@, en mi caso es así. Para aquellos que no la hayáis probado nunca, no dejéis escapar la oportunidad de prepararla. Y si tenéis niñ@s, o prim@s o niet@s podéis preparar las tortas con ell@s. Es una manera  de hacer el desayuno más divertido y de que se introduzcan en el mundo de la cocina.

Si os habéis decidido en amasar vosotros, os sugiero la receta de pan básica de uno de los panaderos más conocidos de España: Xabi Barriga. Con estas cantidades sale masa como para siete bocadillos.

20140216_092516

Ingredientes:

  • 500gr de harina panificable
  • 10gr de sal
  • 300cl agua
  • 5gr de levadura

Elaboración:

Amasamos los ingredientes y añadimos en último lugar ( tras haber amasado previamente durante unos minutos ) la levadura desmigada. Dejamos reposar la masa tapada con un trapo de cocina un poco húmedo, en un bol de plástico con harina en la base, como mínimo 30minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *