Limonada casera

Hola de nuevo!

Hoy traigo una receta fresquica fresquica, pero sobre todo sencilla a más no poder.

No hay que usar fuegos, y con un sólo recipiente nos vale!

Para todos aquellos que estéis sufriendo los estragos del verano (cosa que por Pamplona todavía no sabemos qué es…), con esta bebida vais a poder combatirlo la mar de bien.

Aquí os traigo la limonada casera!

IMG_6870 (Copiar)

 

A mí que nunca me ha gustado el gas, es una de las bebidas veraniegas que más me apetecen cuando suben las temperaturas. Fácil y rápida, para hacer con peques o para los mayores.

Y para aumentar un poquito más nuestra culturilla general, hoy hablaremos de los limones.

“El limón proviene del limonero, un pequeño árbol frutal perenne que puede alcanzar más de 4 m de altura. Su fruto, que obtiene el nombre en castellano del árabe (laimón) y del persa (laimú o laimún), es una fruta comestible de sabor ácido y extremadamente fragante que se usa en la alimentación.

El limón es originario de Asia y fue desconocido por griegos y romanos, siendo mencionado por primera vez en el libro sobre agricultura Nabathae hacia el siglo III o IV. Su cultivo no fue desarrollado en occidente hasta después de la conquista árabe de España, extendiéndose entonces por todo el litoral mediterráneo donde se cultiva profusamente, debido a la benignidad del clima, para consumo interno y de exportación.

Su fruto posee un alto contenido en vitamina C (501,6 mg/L) y ácido cítrico (49,88 g/L). Se utiliza en su mayor medida para elaborar postres (tales como el arroz con leche, en este caso se usa su piel para aromatizar) o bebidas naturales como la limonada y la leche merengada, a la cual se le añade también canela. Aunque también podemos encontrarlo para aromatizar pescados y carnes. Las rodajas se usan como adorno para bebidas. Por la acidez de su jugo, se puede utilizar para potabilizar agua, agregando 4 o 5 gotas por cada vaso de agua, y dejándolo actuar unos cuantos minutos.”

Y sin más entretenimiento, vamos al lío!

Ingredientes:

  • 750ml de agua bien fría
  • 150-200ml de zumo de limón ( 4 limones)
  • 3 cucharadas de azúcar (blanquilla o moreno al gusto)

 Elaboración:

  • Metemos los limones 20 segundos al microondas (con esto conseguimos que suelten más jugo).
  • Exprimimos los limones y retiramos las pepitas del zumo. A mí no me gusta colarlo porque entonces perdemos la pulpa del cítrico.
  • Vertemos el agua y el zumo en una jarra.
  • Agregamos el azúcar y removemos hasta conseguir que se disuelva el azúcar en el líquido
  • Para servir, es recomendable que esté bien fresquita por lo que también podemos añadir hielos.

 Presentación

  • En mi caso, ya que es una bebida más bien ácida, para contrarrestar he mojado el borde del vaso con agua (poner agua en un plato y apoyar el vaso boca abajo sobre el agua).
  • Después en un plato con azúcar blanquilla apoyamos el vaso de nuevo boja abajo.
  • De esta manera conseguimos que con cada sorbo vayamos bebiendo limonada ácida junto con el azúcar sin disolver.
  • También podéis colocar una rodaja de limón como adorno o unas hojas de menta para dar sabor.

 Sugerencias

  • Si queréis convertirla en una bebida sólo para mayores, añadirle ron al gusto y un poco de menta y tendréis un mojito rico rico.
  • Si queréis volverla más divertida para los peques, podéis añadir colorantes líquidos y darle el color que más les guste.

 

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *