Croissants caseros

Hola de nuevo,

Empezamos semana nueva, última de mes y como los lunes nuestro cuerpo suele estar un poco vago, os voy a proponer activarlo con esta receta. Ya sólo la foto hace que salivemos de más, pero si lo cocináis veréis que el olor del honro es ¡algo más que extraordinario! ¡único!

Es otra receta un poquito más elaborada, al igual que el brioche no es difícil pero sí que necesitamos tiempo de espera, y también perteneciente a la gastronomía francesa. No dudéis en mancharos las manos con ella, ¡Merece muuuuuucho la pena!.

Esta semana hacemos: “Croissants caseros”:

croissants

Ingredientes 16 unidades:

  • 350gr de harina normal
  • 250ml de leche entera
  • 60 ml de agua tibia
  • 220gr de mantequilla muy fría
  • 30 gr de mantequilla derretida
  • 2 cucharaditas de levadura seca de panadero
  • 25 gr de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 huevo para decorar (o mantequilla derretida)

Elaboración:

  • Mezclamos la levadura seca junto con el agua y una pizca del azúcar blanco. Dejaremos reposar unos 5 min para que se active la levadura.
  • Mientras tanto en un bol mezclamos los siguientes ingredientes: azúcar, leche, sal, mantequilla derretida y harina. La harina la echaremos lo último y de poco en poco hasta obtener una masa pegajosa.
  • Por último, añadimos la mezcla de agua, azúcar y levadura e integramos bien. El resultado será una masa muy pegajosa que dará muuuuuucha pereza amasa pero ¡Nos preocupéis!
  • Dejamos reposar la masa 15 min a temperatura ambiente. Durante este tiempo la masa cambiará un poco de textura y se volverá más manejable.
  • Mientras la masa reposa, prepararemos la mantequilla fría. La colocaremos entre dos láminas de papel vegetal (también conocido como papel de horno) y la estiraremos con un rodillo hasta conseguir un rectángulo de 1cm de grosor. Seguidamente, cubierta con el papel vegetal, la meteremos al frigorífico y dejaremos enfriar.
  • Pasados los 15 min de reposo de la masa, la sacamos del frigorífico, espolvoreamos un puñadito de harina en la superficie de trabajo y extendemos la masa en forma de rectángulo de unos 2cm de grosor. Dejaremos reposar unos 20min en el frigorífico cubierta con film.
  • Después de este reposo sacamos la masa y la mantequilla del frigo. Espolvoreamos de nuevo la superficie con harina. Colocaremos el rectángulo con el lado corto horizontalmente y posicionaremos el rectángulo de mantequilla en el centro de la masa. La mantequilla la colocaremos con el lado largo en horizontal tambien. De esta forma nos quedará esta secuencia, desde abajo hasta arriba, un rectángulo de masa, uno de mantequilla y otro de masa. Haremos un pliegue con el primer rectángulo de masa para cubrir la mantequilla y después otro pliegue con el otro rectángulo de masa que cubra lo anterior. Con esto tendremos como un “sándwich” de masa con la mantequilla en medio.
  • Ahora giramos 90º la masa colocando el lado más pequeño horizontal. Extendemos la masa con el rodillo hacia los lados hasta conseguir un rectángulo como el de antes y volvemos a hacer los dobles de antes con la masa, esta vez sin mantequilla. Imaginando que tenemos la masa dividida en tres, primero un pliegue que cubra el centro y luego otro que cubra lo anterior.
  • Cubrimos con papel film y dejamos reposar 45 min en frigorífico
  • Pasados los 45 minutos, sacamos del frigo, enharinamos la superficie de trabajo y estiramos de nuevo la masa en rectángulo con ayuda del rodillo y volvemos a plegar. Giramos 90º, estiramos y plegamos. Dejamos reposar 45 minutos.
  • Repetimos 2 veces más este último paso y dejamos reposar tras la última vez toda la noche la masa en el frigo. Como podéis ver no es un trabajo laborioso o que requiera fuerza, lo único que necesitamos en tiempo de reposo.
  • Llega ya la parte de preparación final . Para ello enharinamos la superficie de trabajo y estiramos con el rodillo la masa hasta conseguir un rectángulo de unos 0.5cm de grosor.
  • Cortamos en diferentes triángulos con poca base y el pico muy laaaargo. (aproximadamente unos 10cm de ancho y unos, 20 cm de largo).
  • Una vez tenemos el triángulo listo, empezamos a enrollar en forma de cilindro desde la base hasta la punta y veréis cómo se crea la típica forma de croissant. Al tener un triángulo y enrollar desde la base la punta será lo último y tendremos que intentar dejarla en la parte inferior del croissant para que al hornear no se abra.
  • Dejamos reposar los croissants en una bandeja bien enharinada por 1 hora, cubiertos por un paño a temperatura ambiente.
  • Al tiempo de hornear precalentamos el horno a unos 220ºC con calor arriba y abajo.
  • Mientras se calienta el horno, pintamos los croissants con un poco de huevo batido con ayuda de un pincel. Intentar no aplicar fuerza para no bajar la masa.
  • Horneamos a 220ºC durante 15min y listos para degustar!

Sugerencias:

  • Visto que es un poco engorroso el prepararlos, la buena noticia es que los croissants se pueden congelar cuando la masa esté lista y hornear el día que queramos degustarlos. Para ello una vez hayamos seguidos los pasos hasta darles la forma y antes de dejar el último reposo de 1 hora, los podemos meter al congelados. El día que queramos tomarlos, nos tenemos que acordar la noche anterior de sacarlos a la nevera para que se descongelen. Y por la mañana, si queremos desayunarlos por ejemplo, mientras se calienta el horno los sacamos para que se atemperen. Si se nos ha olvidado sacarlos la noche anterior, tendréis que esperar unas dos horas a temperatura ambiente para que se descongelen antes de hornear.
  • Se pueden degustar solos o rellenos de mermelada, nata o chocolate. Eso ya ¡A vuestro gusto!

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *