Gofres de Bruselas

Hola de nuevo!

Esta semana os propongo una receta golosa y sabrosa. No es una receta fitness, quizás no sea tampoco lo más saludable que podamos comer; pero de vez en cuando una merienda o un desayuno de estos no hace daño a nadie. Eso sí, mejor casero que comprado, ¡eso siempre!

Esta semana os propongo “Gofres de Bruselas”

Ingredientes (6 gofres)

  • 175gr de harina normal
  • 175ml leche tibia
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada sopera de panela
  • 1 pizca de sal
  • 5gr de levadura fresca de panadero
  • 75gr de mantequilla derretida
  • 75ml de cerveza (evidentemente, si es belga mejor)

Elaboración

  • Separamos la clara de la yema del huevo.
  • Mezclamos la leche tibia con la levadura y la panela y la dejamos reposar 5 minutos para que la levadura se active. La leche tibia le ayudará a activarse antes, si está muy caliente podemos matar la levadura. Lo ideal es que metamos el dedo y esté a parecida temperatura.
  • En un bol mezclamos la yema con la mantequilla derretida y la sal.
  • Pasados los 5 minutos de reposo de la levadura, añadimos la mezcla al bol junto con la cerveza al bol y mezclamos muy bien los ingredientes líquidos.
  • Agregamos la harina y removemos con unas varillas hasta que no queden grumos.
  • En otro bol, muy limpio, montamos la clara de huevo a punto de nieve. Cuando digo muy limpio, no es que tengáis que poneros a sacarle brillo si no que os aseguráis que no hay restos de yema o aceite ya que la clara para montar necesita no tener grasa.
  • Cuando la clara esté lista, la agregamos a la mezcla anterior y removemos con una lengua con movimientos envolventes. Tenemos que integrar muy bien la clara, pero intentando quitarle el menor aire posible, de ahí que usemos lengua y movimientos envolventes.
  • Tapamos el bol con un papel film y dejamos reposar 2 horas. En mi caso usé el truco de la nevera, donde la levadura trabaja más despacio y los dejé 8 horas. Esto lo podemos hacer, por ejemplo, para desayunar: La noche anterior preparamos la mezcla, la tapamos y la dejamos toda la noche en la nevera. Al levantarnos tendremos una masa perfecta para hacer los gofres.
  • Calentamos la gofrera y cuando esté lista le añadimos un poco de masa. Las cantidades y tiempos dependerá del tamaño y funcionamiento de vuestra crepera. Como la masa lleva mantequilla no es necesario engrasar.
  • Servimos calientes. Las opciones de acompañamiento son muy variadas ya que podemos hacer los gofres salados o dulces con esta masa. En mi caso: un poco de chocolate y frutos rojos congelados. Podéis será más golosos y añadirle nata o un poco más fitness y comerlos con fruta recién cortada. El acompañamiento que le pongamos es el que sumará más o menos calorías.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *