Scones de arándanos

Hola de nuevo!

Esta semana os propongo una receta dulce. Nada light, pero de esas que quitan el sentido. Ideal para comer recién hecha en una merienda o desayuno y con un montón de posibilidades si cambiamos uno de los ingredientes. Típica receta del té inglés.

Con esta receta me despido hasta septiembre, como todos los años me tomo dos meses de descanso para recopilar ideas y recetas.

Esta semana preparamos “Scones con arándanos”

Ingredientes

  • 5 tazas de harina normal
  • ¼ taza de azúcar blanca
  • 2 cucharadas de levadura química
  • ½ cucharilla de sal
  • 125gr de mantequilla muy fría cortada en dados
  • ½ yogurt
  • ¼ de medida de yogurt de leche
  • 1 huevo M
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 125gr de arándanos frescos
  • Ralladura de medio limón

Elaboración

  • Precalentamos el horno a 190ºC con opción ventilador.
  • Mezclamos todos los ingredientes secos en un recipiente. Con las manos removemos.
  • Agregamos la mantequilla en cubitos y con las manos nos aseguramos de que todos los trocitos quedan cubiertos de harina.
  • Con las manos iremos aplastando los trocitos de mantequilla hasta conseguir que estén integrados en la mezcla.
  • Juntamos todos los ingredientes húmedos en un recipiente y batimos. Añadiremos aquí la ralladura de limón.
  • Agregamos los ingredientes húmedos a la mezcla de secos y mantequilla y removemos. No nos interesa que la mantequilla se caliente y se derrita.
  • Vertemos la mezcla en una mesa y la trabajamos con las manos hasta conseguir hacer una plancha de 1 cm de grosor.
  • Insertamos los arándanos por la masa y damos unos dobles hasta conseguir que haya arándanos por toda la masa.
  • Formamos un disco con la masa de unos 2cm de grosor.
  • Cortamos en 12 triángulos. Esta es la presentación típica inglesa, pero podéis darle la forma que queráis.
  • Colocamos los triángulos en la bandeja del horno sobre un papel vegetal y los pintamos con un poquito de leche para que se doren.
  • Horneamos durante 15-20 minutos, hasta que estén dorados por arriba.
  • Son ideales para comer calientes recién hechos, aunque tras unas horas o días también están buenísimos.

Hasta la próxima y buen verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *