Papas arrugás con mojo verde y mojo rojo picón

Hola de nuevo!

Esta semana os traigo una receta típica de nuestra gastronomía. Nos hemos ido hasta las Islas Canarias para aprender a hacer esta delicia, y la experiencia ha merecido la pena. Espero que en un futuro pueda poneros otras recetas de esta cocina porque la verdad es que es muy sabrosa.

Esta semana preparamos: “Papas arrugás con mojo verde y mojo rojo picón”

Ingredientes para las Papas:

  • 1 kg de patatas pequeñas. Existe una variedad específica para este plato que se cultiva en las islas pero, si como yo no estáis allí y no las conseguís, os sirven unas patatas de las de tipo “guarnición”.
  • 1 puñado de sal gorda
  • Agua

Ingredientes para el mojo verde:

  • 4 dientes de ajo pelados
  • 6 ramitas de cilantro fresco
  • 1 chorrito de vinagre de vino blanco
  • 1 pizca de sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Ingredientes para el mojo rojo picón:

  • 4 dientes de ajo pelados
  • ½ pimiento rojo toceado
  • 1 chorrito de vinagre de vino blanco
  • 1 pizca de sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de comino en grano
  • 1 cayena (opcional si no lo queréis “picón”)

Elaboración:

  • Ponemos las patatas en una olla a hervir junto con la sal gorda.
  • Deberemos hervirlas hasta que al pincharlas con un cuchillo estas caigan solas. Dependerá del tamaño que tengan.
  • Una vez las tengamos cocidas, debemos escurrir el agua y volver a poner en el fuego para que la piel se quede arrugada y la sal gorda que haya quedado se adhiera a la piel. Si encontráis unas patatas con la piel un poco gruesa mejor, porque es más fácil que se os “arrugen” en mi caso era una piel muy fina y como veréis en la imagen no quedaron muy “arrugás”.
  • Para los mojos, ponemos todos los ingredientes que os he indicado arriba en dos vasos de la batidora diferentes y batimos hasta conseguir una pasta. La cantidad de aceite es al gusto, dependerá de lo líquido o sólido que os guste.
  • Servimos las patatas caliente junto con ambos mojos. Los mojos os aguantan 2-3días en la nevera sin problema, de hecho están más ricos si los comemos de un día para otro.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *