Pizza de tomate seco y queso Idiazabal

Hola de nuevo!

Esta semana os traigo una receta rica rica. Os propongo una pizza, pero con toques navarros, una fusión de culturas. Ya hemos preparado pizza casera en otras ocasiones y siempre os digo que donde esté una masa casera…. ¡que se quite lo comprado!

Esta vez toca pizza con masa tipo pan, de esas que apetece rellenar, esponjosa y gordita.

Esta semana preparamos “Pizza de tomate seco y queso Idiazabal”

Ingredientes

  • 250gr harina de trigo (no hace falta que sea harina de fuerza)
  • 12,5gr de levadura de panadero
  • 1 cucharaditas de sal
  • 165ml de agua templada
  • 50gr de tomate seco
  • 100gr de mozzarella fresca
  • 2 cucharadas de salsa tomate
  • 50gr de queso Idiazabal
  • 3-4 hojas de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  • Comenzaremos preparando la masa. Para ello mezclamos el agua tibia con la levadura de panadero hasta que se disuelva totalmente.
  • Mezclamos la harina, la sal y la mezcla anterior de agua y levadura, trabajando con las manos hasta formar una bola uniforme.
  • Dejamos reposar durante 15 minutos a temperatura ambiente y volvemos a amasar durante 3-4 minutos.
  • Dejamos reposar la masa unos 60 minutos, tapada con un paño a temperatura ambiente (si el paño está húmedo mejor).
  • Precalentamos el horno a 220ºC con calor arriba y abajo.
  • Con las cantidades que os he dado salen dos pizzas pequeñas o una mediana. Podéis congelar la mitad o mantenerla en la nevera durante 3-4 días tapada con un film.
  • Colocamos sobre una bandeja de horno un trozo de papel vegetal o de horno y estiramos la masa e la pizza con ayuda de las manos encima del papel.
  • Debemos dejar la masa lo más fina posible por el centro, y si queréis se pueden dejar los bordes un poquito más gordos. Yo hice eso y me salió muy gordita en los bordes, una masa muy “tipo pan”
  • Repartimos la salsa de tomate en la base con ayuda de una cuchara.
  • Colocamos el tomate seco cortadito por encima.
  • Partimos la mozzarella con las manos y vamos colocando los trozos.
  • Por último, colocamos la albahaca y el queso Idiazabal en finas láminas.
  • Horneamos a 220ºC, calor arriba y abajo durante 15 minutos. Los últimos 2-3 minutos subimos la temperatura a 250ºC y gratinamos el queso.

Sugerencias

  • Una pizza puede tener mil sugerencias, pero si hacemos referencia a esta que os acabo de proponer indicaros que la albahaca si la ponemos al principio se acaba consumiendo como podéis ver la foto, si os gusta fresca ponerla justo antes de servir.
  • El queso Idiazabal es un queso curado de oveja con un potente sabor, si van a comer los más peques o no os gusta mucho el queso fuerte os sugiero cambiarlo por un semi curado.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *