Pavlova

Hola de nuevo!

Aún con resaca postboda y síndrome post vacacional hoy os traigo una receta un tanto especial. Hacía meses que la tenía en mente pero no sacaba tiempo para hacerla, y ahora con una muy buena excusa ¡Aquí está! Gracias chicas por el empujón.

La Pavlova es un postre ligero que se preparó en honor a una bailarina rusa de ballet apellidada Pavlova. Su origen se disputa entre Australia y Nueva Zelanda.

Esta semana hacemos: “Pavlova”:

Ingredientes para el merengue (6 raciones)

  • 4 claras de huevo frescas tamaño L
  • 2 cucharadas de azúcar glasé
  • 2 cucharaditas de maicena
  • 1 cucharadita de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla

Ingredientes relleno

  • 500ml de nata de montar
  • 3 cucharadas de azúcar glasé
  • 100 gr de arándanos
  • 100gr de frambuesas

Elaboración

  • Precalentamos el horno a 130ºC calor arriba y abajo.
  • Montamos las claras con ayuda de unas varillas eléctricas, os aconsejo las eléctricas porque es muuuuuucho más rápido. No recomiendo claras pasteurizadas porque tardan mucho en montar. Cuando separéis las claras de las yemas, tener mucho cuidado en que la yema no se rompa porque si no, no montarán.
  • Cuando las claras empiecen a espumar añadimos el azúcar y seguimos montando. Cuando ya estén prácticamente montadas agregamos el vinagre y la maicena. El vinagre ayuda a darle un color más blanquecino.
  • Por último, añadimos la esencia de vainilla. Esto cambiará un poco el color del merengue, tornándolo hacia un marrón clarito. Las claras estarán listas cuando formen picos firmes.
  • Ponemos un papel vegetal sobre la bandeja del horno, y vamos colocando el merengue en forma de círculo. En mi caso hice seis círculos con todo el merengue, con la idea de hacer dos raciones con dos círculos. Si queréis podéis hacer los círculos con un bolígrafo en el reverso del papel para ayudaros a la hora de dar la forma.
  • Horneamos el merengue durante 1 hora y 45 minutos. Dependerá un poco de vuestro horno. Lo que buscamos es que quede un poquito duro por fuera y esponjoso por dentro. En mi caso se me tostaron un pelín y eso añadido al color que aporta la vainilla hizo que me quedasen del color marroncito que veis en la foto.
  • Dejaremos enfriar sobre una rejilla totalmente antes de montar la Pavlova.
  • Cuando el merengue esté frío montamos la nata. Esta debe estar muy fría. Yo uso azúcar glasé para evitar que se noten los grumitos si no se deshace bien. La cantidad de azúcar es al gusto, según os guste más o menos dulce.
  • Para presentar el postre colocaremos una base de merengue, un poco de nata por encima, unos pocos frutos rojos y repetimos estos tres pasos otra vez. La Pavlova se suele presentar casi siempre en dos pisos de capas.
  • Servimos frío.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *