Lasaña de espinacas y queso ricotta

Hola de nuevo!

Hoy os traigo una receta muy italiana que ayudará a comer verdura a aquellos que no sean muy fans. Os pongo abajo los ingredientes y las posibilidades de cambio porque como ya os imaginareis la lasaña puede prepararse en mil formas y colores.

Esta semana preparamos “Lasaña de espinacas y queso ricotta”

Ingredientes (2 personas):

  • 6 láminas de lasaña (en mi caso precocidas)
  • 200gr de espinacas limpias
  • 100gr de queso ricotta (se puede cambiar por requesón sin problemas)
  • 1 cucharadita de café de harina
  • 1 cebolla
  • 4 cucharadas de salsa de tomate
  • Aceite de oliva

Ingredientes para la bechamel

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de harina
  • 500ml de leche
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta blanca
  • 1 pizca de nuez moscada

Elaboración

  • Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y ventilador.
  • Comenzamos picando la cebolla y sofriéndola junto con dos cucharadas de aceite.
  • Cuando la cebolla esté comenzando a trasparentar agregamos las espinacas. Al principio os parecerá mucha cantidad de espinacas porque tienen mucho volumen, pero veréis que se quedan en nada en cuestión de minutos.
  • Cuando las espinacas hayan reducido agregamos la cucharadita de harina y removemos bien.
  • Pasados un par de minutos agregamos el queso ricotta. Al principio os parecerá que se va a quedar muy líquido, pero con la harina que hemos puesto antes se formará una salsa ligera que dará consistencia al relleno.
  • Tenemos el relleno listo. No le puse sal porque con el sabor del queso me pareció que no necesitaba, os aconsejo que probéis y decidáis vosotros mismos.
  • En una bandeja de horno de ración individual colocamos un par de cucharadas de tomate como base, después una lámina de pasta, colocamos un poco de relleno que cubra toda la lámina y repetimos la operación. Finalmente colocamos una última lámina para tapar. Os tiene que quedar la siguiente estructura: tomate, lámina, relleno, lámina, relleno y lámina.
  • Por último preparamos la bechamel. En un cazo colocamos el aceite de oliva y lo calentamos a fuego medio.
  • Cuando esté caliente, sin que llegue quemarse, agregamos la harina y la cocinamos durante 2-3 minutos a fuego medio. Es importante cocinarla bien para que la bechamel no quede con sabor a harina cruda.
  • Agregamos la leche y removemos con unas varillas. Al comienzo os resultará muy líquido, pero poco a poco irá espesando. Tenéis que ser pacientes y no dejar de remover para que no se formen grumos.
  • Cuando veáis que está espesa, añadir la sal, la pimienta y la nuez moscada. Bajar el fuego al mínimo para cocinar unos 5-10 minutos más. No os olvidéis de remover de vez en cuando.
  • Con la bechamel lista, cubrimos la lámina de pasta que había quedado por encima.
  • Cocemos al horno 15 minutos. Este tiempo es necesario si las láminas son precocidas como fue mi caso porque necesitan humedecerse, si usáis pasta fresca o láminas ya cocidas necesitaréis menos tiempo.
  • Servir caliente

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *