Huevos rellenos de paté de espárragos

Hola de nuevo!

Esta semana os paso una receta de temporada. Sé que llego un poco tarde porque la temporada de espárragos frescos está acabada, pero dado que ya son San Fermines y que no hay un producto más navarrico que el espárrago y podemos encontrarlos en conserva durante cualquier época del año me ha parecido perfecta. Una receta simplona pero sabrosa. El espárrago a mí como más me gusta es en ensalada, cocido, con un poco de aceite y vinagre; pero hoy os propongo una vuelta de rosca a esa ensalada: “Huevos rellenos de paté de espárragos”:

Pate de esparragos

Ingredientes:

  • 8 huevos medianos
  • 20 puntas de espárragos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de crema de vinagre de Módena
  • Sal

Elaboración:

  • Ponemos los huevos a cocer durante 10 minutos. Para evitar que se rajen al contacto con el agua hirviendo, es recomendable sacarlos de la nevera unos 20 minutos antes y que estén a temperatura ambiente. Ponerle un poco de sal al agua al hervir.
  • Si nuestros espárragos son frescos deberemos cocerlos. Para ello, los pelaremos bien quitando la capa exterior con un pelador. Los pondremos en una perola con agua fría y sal a hervir durante unos 20-25 minutos. Los tendremos listos cuando al pinchar con un tenedor o un cuchillo en el extremo contrario a la punta veamos que está blandito. El tiempo que os digo dependerá del diámetro del esparrago y del propio esparrago. Si los espárrago son de lata, este paso os lo saltáis.
  • Nos interesa que tanto los huevos como los espárragos estén fríos para que los huevos rellenos estén fresquitos. Podemos cocer estos dos ingredientes el día anterior y guardar en la nevera, los espárragos os aconsejo guardarlos en el propio agua de cocción. Si queréis comerlos templados no hay ningún problema tampoco.
  • Partimos los huevos por la mitad y les quitamos la yema.
  • Cortamos las puntas de los espárragos y las ponemos en un bol junto a las yemas. El tallo de los espárragos ¡¡no se tira!!, se puede comer en ensalada o en una receta de aprovechamiento como la menestra que os propuse hace unas semanas.
  • Machacamos las puntas y las yemas con ayuda de un tenedor. Para ayudar a que se integre bien agregamos las cucharadas de aceite y vinagre. Vemos que se formará una pasta densa, si queréis que esté un poco más liquida podéis agregar el vinagre en vez de crema en líquido o una cucharada del caldo de cocción de los espárragos. Si los habéis comprado ya cocidos, no os aconsejo usar el líquido en el que vienen, ya que no están natural.
  • Una vez tengamos el paté listo rectificamos de sal si es necesario y rellenamos los huevos duros. Servimos como aperitivo frío o templado.
  • Si nos sobra paté podemos guardarlo un par de días en la nevera o bien presentarlo con unos panecillos.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *