Focaccia de tomate seco y romero

Hola de nuevo!

Esta semana os traigo una receta italiana. Ideal como acompañamiento o aperitivo. Tiene un poquito de trabajo previo, más de espera que trabajo, pero que os aseguro que realmente merece la pena.

Esta semana os presento “Focaccia de tomate seco y romero”

focacia de tomillo y tomate seco

Ingredientes

  • 500gr de harina de fuerza
  • 380ml de agua tibia
  • 10gr de levadura fresca o 3gr de levadura seca de panadería
  • 10gr de sal
  • 10gr de aceite de oliva virgen extra
  • 5 tomates secos en aceite de oliva
  • Romero fresco o seco
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  • Prepararemos la masa mínimo el día de antes. En un bol con tapa echamos el agua y la levadura y removemos con una cuchara hasta que la levadura está disuelta.
  • Añadimos el aceite y la sal y removemos hasta disolver la sal.
  • Agregamos la harina tamizada y con ayuda de la cuchara removemos hasta que toda la harina esté humedecida. No es necesario amasar mucho, con que esté integrada la harina es suficiente.
  • Tapamos y dejamos reposar 20 minutos a temperatura ambiente.
  • Abrimos la tapa pasado este tiempo, nos humedecemos las manos con agua y hacemos un doblado en sobre. Consiste en coger la masa un lado, estirarla y llevar el borde estirado al centro, después cogemos el lado opuesto y repetimos. Giramos el bol 90º y repetimos la operación con los dos lados que nos quedan. Habremos hecho cuatro dobles desde los “puntos cardinales” hacia el centro de la masa. Por último cogemos la masa y le damos la vuelta, poniendo los bordes doblados en la parte de debajo de la masa. Tapamos de nuevo y dejamos reposar otros 20min.
  • Este proceso lo repetiremos 3 veces más, es el único amasado que lleva. Tras la última vez, tapamos y dejamos en la nevera mínimo 24h.
  • Esta masa se puede usar al día siguiente o hasta 5 días después. Si no vamos a usarla al día siguiente os aconsejo abrir el bol todos los días y aplastar la masa para que pierda el aire.
  • Pasado este tiempo largo de reposo, tenemos la masa lista para cocinarla.
  • En una bandeja de horno, colocamos aceite de oliva y nos aseguramos que toda la superficie está bien impregnada. Podemos poner papel de hornear sobre la bandeja de horno y el aceite por encima para evitar que la masa se nos pegue.
  • Colocamos la masa encima del aceite y con la yema de los dedos vamos aplastando y estirando la masa hasta que cubra toda la superficie. Si veis que la masa se contrae cuando la intentáis estirar, dejarla reposar 5-10minutos y continuar aplastando.
  • Una vez tengamos la masa bien extendida pondremos el toque de sabor. Untamos con aceite la masa de la focaccia y colocamos el tomate seco cortado en tiras y el romero por encima .Podéis aplastar la focaccia con las yemas cuando tengáis los ingredientes por encima lo que ayudará a que se incrusten en la masa y le dará la forma tradicional de la focaccia.
  • Precalentamos el horno a 220ºC con calor arriba y abajo y cuando esté listo, metemos la focaccia y horneamos durante 20-25 minutos.

Sugerencias:

  • El sabor de la focaccia tradicional es romero, aceite y ajo aunque podéis cambiarlo por aquellos sabores que más os gusten.
  • El resultado es una masa de pan crujiente por fuera y con un sabor excepcional. Si vuestro romero es fresco mejor que mejor, aunque no pasa nada si es seco (yo no tenía fresco y tuve que usar seco)
  • Se puede comer tanto frío como caliente.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *