Pastel de puerro y gamba

Hola de nuevo!

Esta semana traigo una de esas recetas caseras donde la imagen no es muy chic pero el sabor es de otro mundo. En este caso es una receta de mi madre, de esas que siempre caían en las celebraciones de los cumpleaños y que a mí me encanta. Llevaba tiempo sin comerla y quise ponerle remedio enseguida … aquí el resultado!

Hoy toca ” Pastel de puerro y gamba”:

Pastel de gambas y puerro

Ingredientes :

  • 4 puerros grandes o 6 pequeños
  • 250ml de nata para cocinar
  • 4 huevos grandes (separar yemas de claras)
  • 200 gr de gambas crudas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Mantequilla para el molde
  • Mayonesa para decorar
  • Lechuga para decorar

Elaboración:

  • Empezamos limpiando bien los puerros. Yo suelo partirlos por la mitad y meterlos debajo del grifo para quitarles la tierra que puedan traer entre hojas.
  • Eliminamos la parte más verde y cortamos en pequeños trozos.
  • Ponemos agua a calentar y cuando rompa a hervir añadimos los puerros.
  • Coceremos durante unos 20-25 minutos. El punto óptimo es cuando ya están blanditos pero no han empezado a romperse. Sacamos a un colador para escurrir el agua (no os olvidéis que el agua resultante os viene genial para un arroz o un guiso, aquí no se tira nada!)
  • En una sartén pondremos dos cucharaditas de aceite de oliva a calentar.
  • Pelamos las gambas si son frescas. Si son congeladas aseguraros de que habéis quitado todo el excedente de agua que sueltan cuando se descongelan.
  • Freiremos las gambas, picadas en dos o tres trozos, unos 3-4 minutos.
  • En un bol mezclaremos las gambas fritas con las yemas de los huevos, el puerro cocido y la nata para cocinar. Batiremos bien hasta tener una mezcla homogénea.
  • Salamos al gusto. Tener en cuenta que hasta ahora no habíamos usado sal por lo que no hay que escatimar mucho.
  • En otro bol pondremos las claras de los huevos y las montaremos a punto de nieve.
  • Cuando las claras estén listas, las iremos añadiendo poco a poco a la mezcla del otro bol y removiendo con movimientos envolventes. Si movéis enérgicamente haréis que las claras pierdan volumen, perdiendo así esponjosidad en el resultado final.
  • Ponemos la mezcla en un recipiente para hornear previamente untado de mantequilla, yo lo puse en uno rectangular y alargado (tipo pan de molde).
  • En el horno ponemos un recipiente mayor que el del pastel con agua hasta la mitad. Vamos a cocinar al baño maría nuestro pastel.
  • Calentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo sin ventilador.
  • Cuando tengamos el interior de horno caliente, meteremos el pastel dentro del bol de agua y coceremos durante 30-40 minutos. El tiempo dependerá del molde y del horno. Os aconsejo pinchar a partir de los 30 minutos en el centro del pastel con un cuchillo, si sale limpio es que está listo.
  • Si durante el horneado veis que la parte superior del pastel se está tostando en exceso, ponerle un poco de papel de aluminio por encima.
  • Una vez esté cocinado retiramos del horno y dejaros enfriar completamente.
  • A la hora de servir a mí me encanta cubrirlo de una fina capa de mayonesa (si podéis mejor que sea casera, os dejo aquí la receta)
  • Servir frío y decorado con un poco de lechuga finamente cortada y unas olivas por ejemplo.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *