Helado de tarta de queso y cerezas sin heladera

Hola de nuevo!

Empezamos temporada con el blog, ya vamos camino de cumplir los tres años y cada día sois más los que os dejáis caer de vez en cuando por esta página.

¡¡¡Ya hemos superado las 33.000 visitas!!!!

Habrá quien piense que son pocas e insignificantes pero para mí son 33.000 veces en las que una persona se ha parado a mirar lo que yo algún día quise compartir con todos vosotros….¡y eso para mí ya es mucho!

¡¡Muchas gracias a todos !!

Como aún estamos en verano y parece que este fin de semana el calor va a apretar, os traigo una receta facilona y refrescante, muy dulce y resultona. Las calorías no importan así que podemos darnos este caprichito….

Es el primer helado que hago (¡¡¡sin heladera!!!, porque no tengo ese aparatejo y porque no es una excusa) y la verdad que de aquí en adelante espero hacer muchos muchos más porque ¡¡¡está de muerrrrte!!!!

Esta semana os propongo: “Helado de tarta de queso y cerezas sin heladera”

Helado de tarta de queso y cerezas sin heladera

Ingredientes:

  • 250ml de nata muy fría con 35% de materia grasa (nata de montar)
  • 200ml de leche condensada
  • 250gr de queso de untar (tipo Philapelphia)
  • 7 galletas (tipo maría)
  • Mermelada de cereza
  • Jugo de medio limón
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

Elaboración:

  • Comenzamos metiendo el bol donde vayamos a montar la nata, junto con la nata, en la nevera. Debemos de asegurarnos que la nata antes de montar esté muy fría para que no se nos corte y sea más rápido. El contenido en grasa de la nata es importante, cuanta más grasa más fácil de montar (hoy las calorías nos dan igual). A veces los fabricantes nos indican el porcentaje junto con el nombre pero si no lo encontráis en el envase, mirar en la composición del producto el contenido en grasa y aseguraros de que al menos tiene un 35%.
  • En otro bol mezclamos la leche condensada junto con el queso de untar, ambos a tempratura ambiente. Os aconsejo usar unas varillas eléctricas si tenéis porque será mucho más rápido pero no os preocupéis si no tenéis ya que con unas varillas manuales lo conseguiréis también.
  • Una vez tengamos el queso y la leche bien integrados, sin ningún grumo, añadimos el jugo de limón y la esencia de vainilla.
  • Removemos bien hasta incorporar y reservamos.
  • Troceamos las galletas con ayuda de una picadora. Si no tenéis picadora, podéis hacer uso de un rodillo o de un mortero. Yo en mi caso las rompí con las manos en trocitos pequeños. Reservamos.
  • Montamos la nata completamente con ayuda de las varillas eléctricas. También podéis montar la nata a mano peeeeeero os hará falta paciencia y un buen brazo!
  • Ahora llega el momento de mezclar la nata con la mezcla anterior. Debemos hacerlo con movimientos envolventes para que la nata no pierda el aire. Una lengua pastelera será de gran ayuda.
  • Lo siguiente es elegir un molde que vayamos a meter en el congelador. Una vez lo tengáis iremos preparando el helado.
  • Colocamos un tercio de la mezcla anterior en el molde y extendemos con la lengua para que nos quede más o menos plana.
  • Añadimos unas cucharaditas de mermelada (en mi caso unas cuatro) y espolvoreamos un poco de galleta picada.
  • Repetimos dos veces más hasta acabar la mezcla. Cada vez un tercio de mezcla un poco de mermelada y un poco de galleta.
  • Por último con ayuda de un palillo o de un cuchillo fino iremos removiendo creando el dibujo que más nos guste. Si os acordáis de los helados de este tipo, la mermelada suele venir como a trocitos y nunca está totalmente integrada, pues esto lo podemos conseguir removiendo con el palillo. Metemos el palillo hasta debajo del molde y hacemos movimientos en curva. Aseguraros de que bajáis hasta abajo del molde con el palillo.
  • Para terminar cubriremos con papel film el molde, de tal forma que el papel quede pegado al helado. No debemos dejar que entre nada de aire así que aseguraros de pegarlo bien al helado y a las paredes del molde. Con esto evitaremos que se escarche y quedará muy cremoso.
  • Deberemos meterlo en el congelador por un mínimo de 6 horas (os recomiendo que pase una noche entera para no caer en la tentación de dejarlo sólo 5 horas jijij)

Sugerencias:

  • Este helado es un helado sin heladera que queda muy lejos del helado convencional pero es muy muy sencillo de hacer y el sabor a tarta de queso es muy intenso.
  • La mermelada que yo he usado es de cerezas y la he preparado yo (pronto subiré la receta) pero podéis cambiarla por una mermelada de fresas, de arándanos o de frambuesa.
  • Es un helado con gran contenido de azúcar debido a la cantidad de leche condensada que lleva pero que os voy a decir…. no está rico… ¡está delicioso!
  • Las galletas podéis sustituirlas por barquillo, que también aportará un toque crujiente.

Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *