Canelones de lomo y pimientos

Hola de nuevo!

Volvemos una semana más para dejaros una receta con la que seguir disfrutando de la cocina. Esta vez una receta que bien nos puede servir como plato único y que nos abre un amplio abanico de posibilidades ya que son de esas que llevar relleno.

¿Cómo surgió esta receta? ¡Muy sencillo! Por tener hambre y la nevera medio vacía.

Esta semana preparamos: “Canelones de lomo y pimientos”:

Canelones de cerdo y pimientos

Ingredientes (4 personas):

  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento verde grande
  • 1 pimiento rojo grande
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de salsa de tomate (a poder ser casera pero no imprescindible)
  • 500 gr de lomo (a mí me gusta el lomo de dos colores porque me parece más jugoso)
  • 16 láminas de pasta para canelón
  • 1 cucharada de harina
  • 500ml de leche
  • 200gr de mozzarella rallada para gratinar.
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada

Elaboración:

  • Cortamos las verduras (cebolla y pimientos) en pequeños cuadraditos y reservamos. El ajo lo pelamos, lo picamos muy fino y reservamos aparte.
  • Picamos el lomo en pequeños cuadraditos. Yo suelo comprar un taco de lomo que corto primero en filetes de 1cm de grosor, luego hago tiras y de las tiras hago los cuadraditos. Lo ideal es que quede la carne de un tamaño parecido a las verduras.
  • Salamos y ponemos pimienta negra a la carne al gusto.
  • En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite y calentamos. Cuando esté listo agregamos las verduras y cocinamos hasta que comiencen a ponerse translucidas, unos 10 minutos.
  • Cuando las verduras empiecen a dorarse, agregamos el ajo picado y cocinamos unos 2 minutos o hasta que comience a dorarse.
  • Una vez listo, añadimos la carne al sofrito y dejamos que se dore.
  • Cuando la carne esté lista, agregamos la salsa de tomate y cocinamos durante unos 5 -10 minutos. Rectificamos de sal si fuese necesario y reservamos retirando del fuego.
  • En una cacerola, ponemos cuatro cucharadas de aceite a calentar. Cuando esté listo agregamos la cucharada de harina y removemos bien para que se cocine. Bajar el fuego porque si no se quemará la bechamel.
  • Pasados unos 4-5 minutos, agregamos la leche y seguimos removiendo con ayuda de unas varilas sin parar hasta conseguir una bechamel sin grumos.
  • Salamos, agregamos un poco de pimienta blanca y nuez moscada al gusto y cocinamos durante 15 minutos a fuego suave. Tiene que hervir pero muy despacito.
  • En una cacerola grande ponemos 2 litros de agua a hervir. Cuando el agua esté lista, agregaremos las láminas de canelones y cocemos durante 5-10 minutos. El tiempo varía según el fabricante. Hay algunos incluso que, en vez de hervir, te piden que sumerjas las láminas en agua caliente y listo.
  • Cuando las láminas estén cocidas las sacamos sobre un paño de cocina limpio y seco para retirar el exceso de agua.
  • Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.
  • Toca el turno de dar forma al canelón. Extendemos una lámina, ponemos un poco del sofrito anterior y envolvemos. Es recomendable poner el relleno (1 cucharada es suficiente) extendido a lo largo de la lámina y cerca de un extremo, de esta forma podremos envolverlo con el resto de la lámina.
  • Colocamos en un recipiente para hornear y repetimos la operación hasta que rellenemos todas las láminas.
  • Vertemos la bechamel por encima de los canelones y espolvoreamos un poco de mozzarella sobre la bechamel.
  • Horneamos durante 15 minutos a 200ºC con la bandeja a media altura.
  • Subimos la temperatura a 250ºC con opción de gratinar y dejamos hasta que se dore el queso (unos 5 minutos, que pueden variar en función del horno)
  • Servimos calientes.

Sugerencias:

  • Como bien he dicho, esta receta surgió un día en la que tuve que tirar de fondo de nevera. Podéis cambiar, añadir o quitar cualquier ingrediente por otro que os guste más o tengáis más a mano. Alguna idea: zanahoria, calabacín, jamón serrano, setas, huevo duro, paté, pollo, berenjena, puerro, salchichas,…
  • A veces suelo colocar un poco de salsa de tomate en la base del recipiente por darle un toque diferente. Si lo hacéis os recomiendo poner un poco de papel vegetal o papel de horno en la bandeja para hornear para que luego no tengáis que “frotar” al lavar.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *