Crema de calabacín

Hola de nuevo!

Esta semana vamos con una receta depurativa. No todo van a ser dulces y chocolate (si, para mí el chocolate no entra dentro del grupo “dulces”…).

Nunca está de más combinar platos con bien de calorías con otros más ligeros, más que nada para mantener el equilibrio. Además las cremas de verduras se pueden congelar sin problemas y nos pueden salvar de un apuro. Tan sólo tendréis que acordaros de batirlas un poco después de descongelarlas para que tengan el aspecto y textura ideales ya que, sobre todo las que llevan patata, suelen perder textura al descongelar.

Esta semana os propongo “Crema de calabacín”:

Puré de calabacín

Ingredientes (4 personas)

  • 2 calabacines
  • 1 cebolla
  • 1 patata
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 2 quesitos (opcional)
  • Pan duro (opcional)

Elaboración:

  • Los primero será preparar la verdura. Para ello limpiaremos el calabacín bajo el grifo. Yo no suelo quitarle la piel, aunque hay quien prefiere hacerlo. Eso, como más os guste!
  • Pelamos la cebolla, la patata y el ajo.
  • Troceamos todo en trozos hermosos, no es necesario que sean pequeños.
  • Ponemos dos cucharaditas de aceite en una cacerola honda, allí donde vayamos a hervir la verdura.
  • Añadimos toda la verdura excepto el ajo y cocinamos a fuego medio-fuerte hasta que veamos que empieza a dorarse. Unos 5-7 minuticos removiendo de vez en cuando
  • Añadimos los ajos troceados y doramos un par de minutos.
  • Cubrimos de agua y subimos el fuego para ayudar a que rompa a hervir lo antes posible.
  • Salamos al gusto y dejamos hervir unos 20 minutos.
  • Cuando hayan pasado unos 10 minutos podéis añadir los quesitos, le dan un toque diferente a la crema aunque son totalmente opcionales.
  • Una vez las verduras estén bien cocidas, retiramos del fuego quitamos parte del agua y batimos con ayuda de la batidora. A mi personalmente, me gusta que las cremas estén muy líquidas por ello suelo retirar parte del caldo y voy añadiendo poco a poco hasta que consigo la textura ideal. Si al final os sobra parte del caldo podéis usarlo para un arroz o un guiso, aunque no debéis olvidar que llevará parte del sabor del quesito.
  • Yo suelo acompañar las cremas con unos panecillos fritos. Para ello cortáis unas rebanadas de pan en pequeños trozos y los freís con un poquito de aceite de oliva suave. Los retiráis del fuego a un papel absorbente cuando veáis que se empiezan a tostar y servís junto a la crema.

Sugerencias

  • A mí me encanta echarle una cucharada de aceite de oliva crudo a la crema cuando la estoy batiendo. Creo que le da un toque perfecto. Además, si lo he congelado cuando lo bato para comer después de descongelar también lo hago.
  • Las verduras a añadir, como siempre os digo, puedes ser las que más os gusten: zanahoria, alubia verde, berenjena,…

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *