Migas de pastor

Hola de nuevo!!

Con un poco de retraso hoy os traigo la receta que iba a ser para la semana pasada. Llega el frío y con él los platos típicos de invierno. Mi familia es del sur de Navarra, de tierras bardeneras, por lo que siempre que llegan los meses fríos las Migas de pastor están en mente de todos.

En mi casa siempre las preparaba mi abuelo, y el día que había migas para comer era una fiesta alrededor de la cocina de leña. Ese día comenzaba con mi abuelo sentado en una silla picando las barras de pan a cuchillo, mi abuela picando ajos y todos danzando con una alegría diferente en casa. Ese día se saltaban todas las normas de protocolo y se comía de pie, hasta nos dejaban comer migas como plato único y repetir infinitas veces, todos alrededor del caldero, sin plato y con la única ayuda de una cuchara. Porque si algo tienen las migas es que hay que comerlas recién hechas y si es del caldero mejor que mejor!!

Ahora ya no las prepara mi abuelo pero eso no quiere decir que su secreto y su receta no siga entre nosotros. Mi padre ha cogido el relevo en mi caso, y aunque este año no ha hecho todavía os pongo una foto del invierno pasado. Mi abuelo dicen que están muy buenas así que parece que han hecho bien el relevo!

Y ya no me enrollo más. Esta semana “Migas de pastor”:

Migas de pastor

Ingredientes:

  • 1 barra o barra y media de pan duro (podéis comprar pan ya picado para migas)
  • 1 cuchara de aceite de oliva suave
  • 50gr de sebo de cordero
  • 150gr de tocino de cerdo
  • 6 cucharadas de salsa de tomate (casera a poder ser)
  • 1 vaso de agua
  • 10-12 dientes de ajo
  • 1 cucharada de manteca de cerdo
  • ½ cebolla picada

Elaboración:

  • Lo primero es preparar el pan. Si no habéis comprado una de estas bolsas ya preparadas para hacer migas que venden en las panaderías, tendréis que hacerlo a mano. Lo ideal es que el pan esté duro, de unos 3-4 días. Con un cuchillo muy bien afilado, vais sacando láminas finas de pan hasta agotar todo el pan. Reservar envuelto en un paño grande.
  • Picamos la cebolla muy muy fina y pelamos todos los ajos.
  • Troceamos el tocino en taquitos de un cm aproximadamente.
  • En un caldero ponemos el aceite a calentar junto con la manteca y el sebo.
  • Cuando la manteca se haya derretido añadimos el tocino y la cebolla unos 10 ajos partidos por la mitad.
  • Cocinaremos muy despacio, casi caramelizando
  • Cuando tengamos esto listo, añadiremos la salsa de tomate y el agua y dejaremos que hierva despacito unos cinco minuticos o hasta que lo ajos estén casi blanditos.
  • Salamos un poco aunque quizás no necesita mucha sal ya que dependerá de la sal que contenga el tocino y lo que pueda aportar la manteca.
  • Añadimos el pan de poco en poco, removiendo sin parar para que toda la miga adquiera sabor. De esta manera continuamos hasta que todo el pan esté en el caldero.
  • Picamos los dos dientes de ajo que nos quedaban muy finitos y los añadimos.
  • Cocinaremos todo unos cinco minutos para que coja bien de temperatura sin dejar de remover.
  • Servimos directamente el caldero con algo que mantenga el calor en la mesa o cogemos con cuchara si sois “de casa” y “atacamos” el caldero.

Hasta la próxima!!

5 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *