Mermelada de mora

Hola de nuevo!!

Ya ha pasado el veranito y con él las vacaciones, y para que la vuelta a la rutina no se os haga muy amarga vuelve “Cuchara, cuchillico y tenedor”. La intención es seguir compartiendo con todos vosotros las recetas que poco a poco voy haciendo en mi casa, y animaros a que las probéis vosotros. Ya hemos superado las 14.000 visitas, esperemos conseguir muuuuchas más!!

La primera receta que os voy a proponer es simple, sencilla y rica, rica. A quienes me seguís esas tres palabras os sonarán mucho, pero he de decir que no miento. Palabrita que se cumplen todas!! Aprovechando los últimos días de calor, las moras han salido por miles de esquinas y rincones y yo os propongo una deliciosa: “Mermelada de mora casera”.

La receta se la he robado a Grand-Mine, esa “abuela adoptiva” que me acogió dos veranos en Francia y de la que aprendí muchas cosas (entre otras que los desayunos puedes ser tan cuantiosos como una comida de 15 platos!!). La he modificado a mi gusto, he de confesar, pero cuando la preparo siempre me acuerdo de eso veranos y de toda la familia Des Ferrières!!

IMG_6130

Ingredientes:

  • Moras maduras
  • Azúcar blanca

       (No pongo cantidades porque es un poquito a ojo, unas líneas más abajo os doy las cantidades que a mí me gustan)

Utensilios:

  • Cazuela grande y alta
  • Cuchara o espátula para remover (aviso a navegantes, si usáis una de madera se os teñirá de morado por las moras… La solución: lenguas de silicona, ideales de limpiar y para rebañar)
  • Batidora, chino y/o colador (en función de cómo os guste la mermelada usareis una u otra, paciencia y sigue leyendo unas líneas más para averiguar de que hablo)
  • Peso
  • Recipiente para pesar
  • Tarros de conserva

Elaboración:

  • En una cazuela grande (a poder ser alta) ponemos las moras a calentar. Es interesante que la cazuela sea alta para que no os salpique toda la cocina cuando las moras empiecen a romper los granos con el calor, y que sea grande para poder remover sin problemas.
  • Cocinamos a fuego medio durante una media hora. Dependerá de la cantidad de moras que tengáis. Lo ideal es que cocinéis las moras hasta que se hayan roto casi todas.
  • Una vez las moras hayan “eclosionado” o roto las apartamos del fuego. Aquí viene lo único elaborado y la única elección que deberéis hacer:
    • Si las mermeladas os gustan con todo el sabor de las frutas, deberéis triturar todo lo de la cazuela con ayuda de la batidora.
    • Si en cambio os gustan con alguna pepita pero no con tooooodas, os aconsejo pasar todo lo de la cazuela por el chino. Conseguiréis triturar y colar.
    • Por último si os gustan sin ningún trocito o pepita, deberéis triturar con la batidora y posteriormente colar con ayuda de un colador.

     En función de la elección conseguiréis de más a menos cantidad de fruta procesada.

  • Las opciones que os he dado llevan de menos a más trabajo pero no os penséis que el trabajo es infinito. La última opción os llevará 15-20 minutos no más prometido.
  • En función de la opción que elijáis deberéis usar más o menos azúcar para conseguir un resultado parecido (como ya os he dicho según como proceséis obtendréis más o menos cantidad).

 Según cómo la proceséis la cantidad de azúcar orientativa (y a mi gusto…)

  • Moras trituradas con batidora: 500g fruta à 425gr azúcar
  • Moras trituradas con chino: 500gr fruta à350gr azúcar
  • Moras trituradas con batidora y coladas: 500gr fruta à300gr azúcar
  • Una vez tengáis la cantidad de azúcar medida poner en la cazuela de antes las moras procesadas y añadir tres cuartos del azúcar. Remover a fuego bajo-medio hasta que empiece a hervir suavecito.

Aviso: La cantidad de azúcar también depende de la madurez de las moras de ahí que os aconseje el poner primero tres cuartos del azúcar. Siempre podréis añadir azúcar.

  • Probar el sabor para comprobar el dulzor. En el caso de que os resulte poco dulce, añadir el resto del azúcar poquito a poco e ir probando.
  • Por último cuando tengáis la mermelada ya preparada, rellenar los botes de conserva con la mermelada caliente y cerrar. La receta que me dieron a mi no pone los tarros a cocer ya que con el calor mismo de la mermelada es suficiente y aguantan bastantes semanas. Si creéis que no vais a consumir la mermelada enseguida, podéis cocer los tarros como ya vimos en la receta de mermelada de fresa.

Eso es todo por hoy!

Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *