Milhojas de nata y crema

Hola de nuevo!

Esta semana estrenamos mes de vacaciones y durante dos meses el blog también se coge vacaciones. Este año he decidido que durante julio y agosto me encargaré de recopilar diversas recetas para intentar que a partir de septiembre sean dos recetas, y no una, las que cada semana os presente.

Y para despedirnos nada mejor que un dulce, un clásico donde los haya que podrá hacer las delicias tanto de lo más pequeños como de los más mayores. Esta semana os propongo un Milhojas de crema y nata. Yo lo preparé para el cumple de mi abuela hace un par de semanas y con él hasta mis primas las peques se rechupetearon los dedos (¿verdad que si Ainhoa?)

Animaros que no es nada difícil. Esta semana “Milhojas de crema y nata”

Milhojas

Ingredientes:

  • 3 láminas de hojaldre rectangular
  • Azúcar glass para decorar

     Ingredientes para la crema:

  • 8 yemas de huevo
  • 250gr azúcar blanco
  • 800ml leche
  • 200ml nata para montar
  • 80gr maicena
  • 1 cucharada de aroma de vainilla (si preferís, podéis usar una vaina de vainilla)

     Ingredientes para la nata extra firme:

  • 800ml de nata para montar
  • 8 cucharadas de queso de untar (tipo Philadelphia)
  • 150-200gr azúcar blanco

Elaboración

  • Empezamos preparando la crema pastelera, que la tendremos que hacer el día anterior.
  • En un cazo ponemos la leche y la nata junto con el aroma de vainilla (o la vaina en su defecto) y calentamos a fuego suave.
  • Mientras separamos las yemas de las claras.
  • En un bol ponemos las yemas y añadiremos el azúcar y la maicena.
  • Removeremos hasta conseguir una pasta cremosa y uniforme. Reservamos.
  • Cuando la leche parezca que va a romper a hervir separamos del fuego.
  • Sobre el bol donde tenemos las yemas echaremos alrededor de un vasito de la leche y removeremos enérgicamente. Al estar la leche caliente debemos remover bastante para que no se cuajen las yemas.
  • Una vez la leche esté integrada, pondremos el cazo de nuevo en el fuego y agregaremos la mezcla de las yemas y el vasito de leche al cazo.
  • Removeremos para integrar todo.
  • Cocinaremos a fuego lento sin dejar de remover hasta que obtengamos una crema espesa. El momento en el que debemos apagar el fuego depende un poco del gusto personal pero no la dejéis muy liquida ya que si no al rellenar la tarta no se mantendrá firme el hojaldre. Un truco para saber cuándo está lista es fijarse en la espuma blanca que se forma al principio, cuando esa espuma desaparezca sabremos que está lista.
  • Una vez tengamos la crema lista, la ponemos en un bol amplio para enfriar y la tapamos con film trasparente. El papel film lo pondremos en contacto con la crema para evitar que se forme costra al enfriar.
  • Cuando esté a temperatura ambiente la meteremos en la nevera y ya estará lista para rellenar la tarta al día siguiente.
  • El segundo paso de la tarta es preparar el hojaldre. Para ello precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo sin ventilador.
  • En la bandeja de horno pondremos una hoja de papel vegetal, encima colocaremos una lámina de hojaldre y seguidamente otra hoja de papel vegetal formando un sándwich.
  • Para hornear colocaremos peso encima del hojaldre y así evitaremos que se hinche. Lo ideal es colocar otra bandeja o una fuente encima.
  • Hornearemos cada lámina por separado unos 10-13 minutos. Cuando veamos que se empieza a dorar las sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla retirando las hojas de papel vegetal. Podemos reutilizar las dos hojas de papel para las tres láminas.
  • El tercer paso es montar la nata. Este paso debe hacerse cuando vayamos a montar la tarta para que la nata esté fría y consistente.
  • Queremos que la nata mantenga su firmeza pero sin añadir esas cosas que solemos ver en las etiquetas de conservantes y estabilizantes así que preparemos una nata montada extra firme con un truquillo.
  • A la hora de montar es importante que todos los ingredientes estén fríos y recién sacados de la nevera (incluso podéis meter el bol en el que vais a montar la nata un ratito antes). No os aconsejo enfriar en congelador.
  • Pondremos toda la nata en el bol (acordaros de agitar bien los bricks para que la grasa de nata no se quede dentro).
  • Empezamos a batir la nata sola y cuando veamos que empieza a espesar añadimos una a una las cucharadas de queso. Este es el ingrediente estrella para conseguir una buena firmeza (podéis sustituirlo por 2 cucharaditas de gelatina neutra en polvo o de cuajada en polvo). Os aseguro que no aporta sabor pero conseguimos una nata montada mucho más firme.
  • Una vez tengamos integrado el queso añadimos el azúcar a pocos. Ir probando porque la cantidad de azúcar siempre depende de lo más o menos dulce que os guste.
  • Buscaremos una textura firme por lo que batiremos hasta ver que al retirar las varillas dejamos un surco que no cierra, hasta que se quede la forma marcada de las varillas.

Montaje

  • El último paso es montar la tarta. Os recomiendo hacerlo lo más tarde posible para mantener el hojaldre seco y crujiente el mayor tiempo (tiende a reblandecerse al contacto con cosas húmedas muy fácilmente). Yo la monté antes de comer.
  • Primero prepararemos todo para que el montaje sea rápido. Para ello, en dos mangas pasteleras con la boquilla que más os guste (o sin ella) pondremos la nata y la crema. Si no tenéis mangas se pude usar sin problema dos bolsas de las de congelar.
  • Allá donde vayamos a presentar la tarta colocamos la primera lámina de hojaldre.
  • Encima colocaremos una capa contundente de crema. Yo usé toda la crema.
  • Seguidamente colocaremos una segunda lámina de hojaldre.
  • Encima de ella colocaremos una capa contundente de nata. Yo reservé un poquito de nata para decorar la parte superior.
  • Seguidamente colocaremos la tercera lámina de hojaldre.
  • Por último espolvorearemos con azúcar glass esta última capa. Yo también adorné los bordes con un poquito de crema.
  • Tan sólo queda taparla y a la nevera hasta el momento de servir. Para cortar lo ideal es utilizar un cuchillo de sierra.

Como podéis ver hay unos cuantos pasos pero todos ellos son sencillos.

Os animo a que os pongáis manos a la obra.

Disfrutar del verano y de las merecidas vacaciones!!

Hasta Septiembre!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *