Risotto de Shiitake y jamón

Hola de nuevo!

Esta semana os traigo un plato de arroz.

El risotto es un arroz que a mucha gente le parece más difícil que una paella de cocinar y no pueden estar más equivocados. Encontrar el punto del arroz en el risotto es mucho más sencillo ya que el caldo se va añadiendo poco a poco. El único truco en el risotto es ser paciente, y estar junto al fuego desde el comienzo hasta el final de la cocción.

Os animo a probarlo y como siempre a que busquéis la combinación de ingredientes que más os guste!

Esta semana: Risotto de setas Shiitake y queso del Roncal.

risotto de shitake puerro y queso del roncal

Aceite de oliva virgen extraIngredientes (4 raciones):

  • 1 litro de caldo de verduras o de pollo
  • 200gr de arroz de grano redondo
  • 1 puerro
  • 4 dientes de ajo
  • 200gr de setas Shiitake
  • 100gr de jamón
  • 100gr de queso Roncal suave
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil

Elaboración:

  • Limpiamos el puerro quitando la parte más verde y lavamos eliminando toda la arena que pueda traer. La parte verde no la tiramos, ya que la usaremos para hacer el caldo.
  • Con un paño húmedo limpiamos la tierra que tengan las setas. Les cortamos los rabos y los juntamos con la parte verde del puerro.
  • Pelamos los ajos.
  • En una cazuela ponemos abundante agua e incorporamos la parte verde del puerro, los rabos de las setas y dos dientes de ajo. Salamos y ponemos a hervir.
  • Mientras se elabora el caldo haremos el sofrito. Para ello picamos el puerro y los ajos lo más fino posible.
  • Ponemos el puerro y los ajos picados en una sartén alta o una cazuela con unas cuatro cucharadas de aceite de oliva y freímos a fuego suave.
  • Mientras tenemos en el fuego el sofrito cortamos las setas y el jamón muy finitos. Reservamos.
  • Rallamos el queso con ayuda del rallador. Reservamos
  • Una vez estén listas las verduras, subimos el fuego y añadimos las setas. Doramos un par de minutos y añadimos el jamón. Freímos todo junto un par de minutos más.
  • El siguiente paso es añadir el arroz. Buscamos que el arroz se vuelva transparente, removemos bien para que no se pegue y cuando lo tengamos será el momento de añadir el caldo.
  • El caldo lo añadiremos de cazo en cazo y sin parar de remover para hacer soltar el almidón al arroz. Gracias a este paso conseguimos la textura de arroz meloso.
  • Cuando hayamos incorporado la mitad del caldo añadimos la sal necesaria para nuestro gusto. Debéis tener en cuenta que el jamón al cocinarse ya le habrá aportado un poco de sal y el caldo ya lleva sal también..
  • Habremos terminado de cocinar cuando el grano de arroz no esté duro.
  • Apartamos del fuego y agregamos la mitad del queso rallado y molemos pimienta negra al gusto .Removemos para ayudar al queso a fundirse. Hemos echado la sal al añadir la mitad del caldo porque el queso es salado de por sí, y la sal que le pueda faltar la aportará este ingrediente. En cualquier caso antes de servir podéis probar y rectificar aunque el arroz acepta mejor la sal cuando está cociendo.
  • El risotto hay que comerlo nada más cocinar para que el arroz esté jugoso. Para servir ponemos el risotto en un plato, molemos un poco de pimienta y ponemos un poco de queso rallado y perejil encima.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *