Buñuelos de bacalao

Hola de nuevo!

Esta semana traigo un aperitivo que no tiene una elaboración nada difícil. Más bien es todo lo contrario. Con un gran sabor e ideal para “engañar” a esas personas que no son muy fans del pescado. Perfectos para estos días de cuaresma como diría mi abuela, ya que son contundentes y no comemos carne.

Hoy os presento: “Buñuelos de Bacalao”

2015.03.23 Buñuelos de bacalao

Ingredientes

  • 130gr de bacalao desalado o fresco
  • 75gr de harina
  • 1 huevo grande
  • 2 ajos
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • ½ sobre de levadura química (Royal)
  • Perejil fresco o seco
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva suave para freír

Elaboración

  • Si habéis optado por la opción de utilizar bacalao desalado, aseguraros que lo habéis tenido en remojo un par de días (cambiando de agua cada 8 horas más o menos).
  • Ponemos un cazo con agua a calentar y cuando rompa a hervir, añadimos el pescado. Debemos cocerlo no más de dos minutos, hasta que vamos que cambia de color, que pierde ese color translúcido y se vuelve blanco. Sacamos a un colador para que suelte el exceso de agua.
  • Cuando el bacalao esté templado, lo desmigamos en trozos muy, muy finos y reservamos.
  • Pelamos los ajos y los cortamos lo más fino posible.
  • Si el perejil es fresco, lo picamos también lo más fino posible.
  • En un bol mezclamos el bacalao, la harina, el huevo, los ajos picados, la cucharada de aceite, la levadura y el perejil.
  • Si el bacalao es fresco deberéis añadir sal al gusto. En ambos casos podéis poner también un poco de pimienta negra molida si os gusta.
  • Removeremos hasta conseguir una masa uniforme, sin grumos de harina y reservamos.
  • En un cazo pondremos abundante aceite de oliva a calentar. Vamos a freír los buñuelos buscando que queden crujientes por fuera pero también necesitamos que se cocinen por dentro. Para que esto ocurra poner el aceite a calentar a fuego medio-alto.
  • Con ayuda de una cucharada sopera iremos vertiendo bolitos de masa en el aceite, yo lleno como media cucharada. Una vez estén dorados por ambos lados, sacamos a un papel absorbente y servimos calientes.

Sugerencias

  • El bacalao desalado le aporta un mayor sabor al buñuelo. Si queréis que coman los niños o sencillamente no tenéis tiempo de estar desalando el bacalao, utilizar un lomo de bacalao fresco que es más suave.
  • Estos buñuelos quedan ideales acompañados de una mayonesa o un falso ali-oli (mayonesa añadiendo un ajo al batir).

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *