Confit de pato con patatas panaderas al horno. Fácil y rico rico

Hola de nuevo,

Hoy traigo un plato sencillo, en donde no hay que cocinar casi nada y sin embargo es muy resultón para una cena en casa o una comida. El pato es una de las aves menos comunes en la cocina doméstica, quizás porque siempre lo asociamos al foie Gras o paté; pero en sí misma es una carne con un gran sabor. A mí personalmente este plato me gusta muchísimo!! Aunque tengo que reconocer que no es para comer todos los días por lo graso que es.

Hoy os propongo: “Confit de pato con patatas panaderas al horno. Fácil y rico rico”.

confit

 

Ingredientes (4 personas)

  • 4 muslos de pato en confit (podemos encontrarlos envasados al vacío o enlatados, en ambos casos vienen cubiertos de grasa)
  • 2 patatas grandes
  • Sal al gusto
  • Mermelada de frutos rojos o fresa.

Elaboración

  • En una cazuela ponemos agua a calentar. Queremos hacer un baño maría por lo que no nos interesa que el agua hierva, tan sólo que coja temperatura.
  • Si los muslos los tenemos envasados al vacío colocaremos otro recipiente dentro de la cazuela, retiraremos el plástico y dejaremos calentar los muslos hasta que la grasa se vuelva líquida. Si los hemos comprado enlatados, introduciremos la lata abierta en el baño maría procurando que no entre agua.
  • En ambos casos, una vez la grasa se haya vuelto translucida (cuando está fría tiene un aspecto blanquecino y más sólido), sacaremos los muslos a un plato y los dejaremos escurrir.
  • La grasa que se ha desprendido de los muslos, la pondremos en una sartén a calentar. A fuego medio-alto, ya que no queremos que coja mucha temperatura.
  • Pelamos las patatas y las cortamos panaderas (como en lonchas).
  • Una vez esté caliente la grasa, “confitaremos” las patatas. Para ello, la grasa no tiene que tener mucha temperatura, las patatas tienen que tener espacio suficiente y estar cubiertas de grasa completamente.
  • Yo personalmente no suelo salarlas ya que hay que tener en cuenta que el pato confitado en sí es un salazón por lo que la grasa, donde las confitamos, suele contener sal.
  • En unos 10-15min, dependiendo del grosor de la patata y del tamaño, las tendremos listas.
  • Sacamos las patatas a un papel absorbente para quitar el excedente de grasa.
  • No buscamos que se doren, si no que queden blanditas.
  • El último paso es el horno, lo precalentaremos a 220-230ºC a modo grill.
  • En una fuente o recipiente que se pueda meter al horno, colocaremos papel de horno en el fondo (de esta forma limpiaremos menos después).
  • Colocamos las patatas en el fondo bien repartidas por toda la superficie y encima los muslos. Primero los pondremos con la piel hacia abajo y cuando se haya gratinado, daremos la vuelta y dejaremos que la piel se gratine.
  • En unos 15-20min están, en cuanto la piel quede crujiente están listos para servir.

Presentación

  • A mí personalmente me gusta acompañarlo con algo sencillo y que no le robe protagonismo a la carne. Los frutos rojos me parecen perfectos porque aportan un toque ácido y dulce a la vez. En este caso utilicé un poco de mermelada de fresa casera.
  • Podéis hacer un puré de patata, en vez de patata confitada, agregando un poquitín de la grasa en vez de mantequilla y servir el muslo sobre este puré.
  • Con unas verduras salteadas que aligeren el plato o una ensalada de canónigos, también está muy rico.
  • Y como no!! con fruta: naranja, manzana o pera son ideales. Una compota de manzana o pera pueden sustituir al puré de patata que os he propuesto antes.

Parece que son muchos pasos, pero en realidad sólo hay que freír las patatas y hornear hasta gratinar. A ver si lo probáis y os gusta.

Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *