Fritos de langostino con lactonesa

Hola de nuevo!

Volvemos esta semana con una receta salada. Receta fácil y sencilla, una idea perfecta para un aperitivo donde tengamos algún alérgico al huevo. Y dirás ¿al huevo? Pues sí, hoy os propongo unos riquísimos fritos de langostino acompañados de una “Lactonesa”. Y esa palabra tan rara, cuyo nombre nos da alguna pista, no es otra cosa que una mayonesa sin huevo.

Hoy en día cada vez es más frecuente tener algún alérgico en la familia y al principio parece que no vamos a ser capaces de cocinar algo decente que ellos puedan comer. Pues bien propósito de este año 2015 es incorporar poco a poco recetas aptas para TODOS.

Con esta receta no os desaniméis pensando que se os va a cortar, si seguís las indicaciones de aquí abajo estoy segura que eso no va a ocurrir. Y de regalo otra ayudica extra para la cobertura de frito. Hay mucha gente que no consigue una masa de frito (también llamada masa volada) crujiente, con aire y poco grasa. Esto se va a acabar si usáis los ingredientes como os indico.

Y sin más palabrería aquí están los “Fritos de langostinos con lactonesa”:

Frito de gamba con lactonesa

Ingredientes para el frito (4 personas)

  • 8 langostinos
  • 2 cucharadas soperas colmadas de harina
  • 1 cucharada de café de levadura química (Royal)
  • 1 vaso de agua muy fría
  • Sal
  • Aceite de oliva

Ingredientes para la lactonesa:

  • 100ml de leche entera
  • 200ml de aceite de girasol
  • Sal

Elaboración del frito:

  • Pelamos los langostinos dejando la cola que nos servirá para manejarlos. Esto podemos hacerlo con antelación y reservar en la nevera (un par de horas pero no más)
  • Ponemos en una sartén o cazo abundante aceite de oliva para freír.
  • En un bol mezclamos la harina con el agua, la levadura y una pizca de sal. Es importante que el agua esté muy fría para que al freír nos salga una masa crujiente y poco grasa gracias al contraste de frio-caliente de la masa-aceite. Al incorporar levadura química a la masa ayudamos también a conseguir que “suba”, que se llene de aire y quede aún más crujiente.
  • Removemos bien hasta conseguir una masa fluida, la cantidad de agua es orientativa ya que dependerá de la harina que estemos usando. Para haceros una idea tiene que quedar una textura tipo natilla o yogurt batido. Para rectificar si hay errores: más agua si queda muy espesa, más harina si está muy líquida. Consejo: incorporar el agua de poco en poco y removiendo bien para ir controlando la textura.
  • Esta mezcla podemos tenerla preparada de antes y reservada en la nevera. Al momento de freír la sacamos, mezclamos un poco y lista para usar.
  • Cuando el aceite esté muy caliente (intentar que no salga humo porque entonces estará demasiado caliente), cogeremos el langostino de la cola, lo meteremos en la masa, escurrimos un poco y a la sartén (si la masa está demasiado líquida no se adherirá y si está demasiado espesa se quedará una capa muy gorda).
  • Freiremos hasta que se dore por ambos lados, si ponéis buena cantidad de aceite de tal forma que todo el langostino quede cubierto de aceite al freír no os hará falta dar la vuelta.
  • Una vez listos, sacamos a un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Elaboración de lactonesa:

  • En un recipiente de batidora, con poco diámetro y bastante altura, ponemos la batidora apoyando en el fondo, incorporamos la leche y seguidamente 3/4 partes del aceite de girasol.
  • Empezamos a batir sin levantar a máxima potencia, poco a poco veréis que la textura va cambiando (tener un poco de paciencia) y tomará un color blanquecino. Podéis levantar la batidora para ir incorporando aire a la emulsión.
  • Cuando casi tengamos la textura deseada, suele quedar como una mayonesa cremosa, añadimos la sal al gusto y el resto del aceite.
  • Seguimos batiendo levantando levemente para añadir más aire hasta que todo el aceite se haya incorporado.
  • Es importante que la leche sea entera porque contiene más grasa, con semi-desatada también es posible sólo que tarda más tiempo en emulsionar.

Sugerencias:

  • Para servir, poner un cuenquito con la lactonesa y los fritos al lado. De esta manera el que lo desee los acompañará con salsa; y el que no, puede comer solos.
  • La lactonesa puede hacerse de muchos sabores: para ello en el momento en el que incorporamos la sal deberemos añadir el sabor deseado. Desde un diente de ajo para hacer un alioli pasando por pimentón, curri, orégano, pimiento del piquillo…
  • Este frito puede usarse igualmente con gamba en vez de langostino o cigalas para los más exquisitos.
  • Esta misma masa es ideal para fritos de pimiento, croquetas crujientes,… pero eso ya ¡Para otro día!

Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *