Rosco de Reyes

Hola de nuevo,

Este año es la primera navidad del blog y ya hemos llegado a las 5.000 visitas!!!!!!!!!!!!

No he encontrado una mejor manera de agradecerlo que preparar un rosco de reyes casero. Poco más que daros las GRACIAS a todos los que en algún momento os hayáis pasado por él para cocinar alguna receta.

Os puedo asegurar que la de hoy no es nada difícil ni trabajosa, sólo hay que tener paciencia para dejar a la masa reposar pero no es necesario ni amasar!!!! ¿No es genial?

Nos adelantamos una semana, pero de esta manera aquellos que se quieran animar ya pueden ir comprando los ingredientes.

Aquí os presento al Rosco de Reyes relleno de nata:

Rosco de Reyes

Ingredientes (1 rosco de 12-15 raciones):

  • Masa madre:
    • 70 grs. de leche entera
    • 10 grs. de levadura fresca
    •   5 grs. de azúcar  (1 cucharadita de café)
    • 130 grs. de harina de fuerza
  • Masa:
    • 2 huevos
    • 1 pellizco de sal
    • 1 chorrito de Anís
    • 60 grs. de leche
    • 70 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 20 grs. de levadura fresca
    • 450-500 grs. de harina de fuerza
    • 120 grs. de azúcar blanca
    • Piel de 1 naranja
  • Para decorar:
    • Frutas glaseadas
    • Azúcar humedecido
  • Para rellenar:
    • Nata para montar (35% materia grasa)
    • Azúcar glass

Elaboración:

  • Lo primero de todo es hacer la masa madre. Ponemos todos los ingredientes para la masa madre en un bol y mezclamos.
  • Cuando veamos que empieza a ser complicado mezclar con la ayuda de una cuchara, volcamos la mezcla en una superficie limpia y hacemos una bola con ayuda de las manos.
  • Metemos dicha bola en un bol y la cubrimos totalmente con agua templada (de esta manera accionaremos la levadura).
  • Cuando la masa flote (unos 2/3 por encima del nivel de agua) y haya doblado su volumen estará lista para utilizar. En mi caso fueron unos 10-15min.
  • Esto es una masa madre express.
  • El segundo paso es preparar los aromas del rosco, y podemos empezar nada más pongamos la masa madre en el agua. Para ello lavamos con agua y jabón la naranja. Aclaramos y secamos.
  • Rallamos la cáscara de la naranja con un rallador fino, intentando no llegar hasta la parte blanca interior de la piel que es amarga.
  • Una vez tengamos la ralladura lista, la mezclamos en un bol grande con los 120 grs. de azúcar, el anís y los huevos. Mezclamos bien hasta que esté uniforme.
  • Es hora de mezclar el resto de ingredientes para hacer la masa. Incorporamos la masa madre, escurrida, a la mezcla anterior junto con toda la harina, la levadura fresca disuelta en la leche, la mantequilla derretida (sin que esté muy caliente) y la sal. En los ingredientes podéis ver que he puesto de 450 a 500 gr de harina, dependerá de la harina y el tamaño de los huevos el que sea necesario más o menos cantidad. Yo os aconsejo que pongáis 450 gr y poco a poco conforme mezcléis añadís el resto si lo veis necesario.
  • Integramos los ingredientes con ayuda de una cuchara, al principio será fácil y poco a poco se hará más difícil. No os preocupéis, no es necesario hacer una bola. Cuando la masa esté uniforme, seguramente que esté pegajosa también, la dejamos reposar. Sin amasar ¡SI!
  • Dejamos la masa en el bol, cubrimos con dos trapos y dejaremos reposar alrededor de 1 hora.
  • Cuando la masa haya doblado su tamaño después del reposo, la sacamos del bol y trabajemos con ayuda de un poco de harina.Veremos cómo va perdiendo volumen. El objetivo no es amasar si no formar una bola.
  • Si queremos un rosco grande formamos una sola bola con la masa y cuando la tengamos, introducimos los dedos en el centro y creamos la forma de rosco. En mi caso, dividí la masa en dos y preparé dos roscos.
  • Colocamos una hoja de papel vegetal sobre la bandeja de horno, ponemos un chorrito de aceite en el papel y extendemos.
  • Sobre la hoja colocamos la masa con forma de rosco (suele tender a cerrarse el agujero, para que eso no pase yo suelo poner un molde de flan redondo en el centro que retiro después del horneado)
  • Dejaremos fermentar la masa dentro del horno (sin encender) hasta que doble su volumen, aproximadamente una hora.
  • El penúltimo paso es el horneado. Precalentamos el horno a 200º.
  • Colocamos las frutas glaseadas en trocitos en la parte superior del rosco.
  • Para hacer el azúcar escarchada: Humedecemos el azúcar salpicando unas gotas de agua o anís con los dedos y removemos.
  • Decoramos la superficie del rosco con el azúcar escarchada.
  • Introducimos en la parte baja del horno.
  • Horneamos durante 20-25 minutos. Bajando la temperatura pasados los primeros 5 minutos a 180º.
  • Por último el relleno. Lo más típico es un relleno de nata, que además es de lo más sencillo.
  • Lo más importante es que la nata esté recién sacada de la nevera para que esté muy fría y que el rosco se haya enfriado completamente hasta de rellenar. Una vez esté a temperatura ambiente, cortarlo por la mitad con un cuchillo de sierra.
  • Vertemos la nata en un bol grande y con ayuda de unas varillas (si tenéis eléctricas mejor que mejor) y empezamos a batir.
  • Cuando esté cogiendo cuerpo, agregamos el azúcar glass al gusto y terminamos de montar.
  • Para rellenar podéis usar una cuchara y con paciencia ir colocando en la mitad inferior del rosco. Y si no tenéis paciencia ni queréis pringaros mucho, ayudaros de una manga pastelera con o sin boquilla (en su defecto se puede usar una bolsa de plástico para congelar cortándole una esquina a modo de manga pastelera).

Hasta la próxima!

2 comments

  1. Creo que me voy a remangar y voy a probar a hacerlo. Si lo hago te comento el resultado.
    Cómo me alegro de que vaya tan bien el blog.
    Un beso grande, y empieza muy bien el año, aunque espero verte en Noche vieja,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *