Pintxo de morcilla sobre cama de patata

Hola de nuevo,

seguimos una semana con las propuestas navideñas para sorprender a vuestros comensales. En este caso os propongo un aperitivo sencillito, que puede prepararse con antelación y montar a la hora de servir.

Demos la bienvenida al pintxo de “Morcilla sobre cama de patata”

Pintxo morcilla y patata

Ingredientes (6 pintxos):

  • 1 morcilla
  • 2 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 2 vasos de leche entera
  • 2 cucharillas de azúcar moreno
  • Aceite de oliva suave
  • Sal

Elaboración:

  • Limpiamos, pelamos y troceamos las patatas panaderas.
  • En una sartén ponemos abundante aceite de oliva a calentar.
  • Cuando el aceite esté listo, añadiremos las patatas y bajaremos el fuego. Queremos conseguir unas patatas pochadas. Dependerá del tipo de patata y de vuestro fuego el tiempo de cocción. En mi caso las tuve unos 15 minutos al fuego. Para conseguir que las patatas queden con esta textura suave (no queremos una patata frita convencional) podemos tapar la sartén, con ello conseguimos que se recuezan a la vez que se pochan suavemente.
  • Una vez las patatas estén listas, se deben de romper muy fácilmente, las sacamos a un escurridor para quitar el exceso de aceite y reservamos.
  • Mientras se hacen las patatas, pelamos la cebolla, la cortamos en juliana y la ponemos a pochar con tres cucharadas de aceite a fuego medio. Salamos a media cocción para ayudar a retirar la humedad de la cebolla.
  • Cuando la cebolla esté transparente, subimos el fuego y agregamos el azúcar moreno. Removemos abundantemente para ayudar a fundir el azúcar y cocinamos durante 2-3 minutos. Sacamos a un plato con una espumadera y reservamos.
  • Quitamos la piel de la morcilla, desmenuzamos con ayuda de un tenedor y en el mismo aceite donde hemos frito la cebolla freímos la morcilla. Removemos para que no se adhiera y a la vez vamos desmenuzando. Cuando esté totalmente cocinada, unos 5 minutos, retiramos y reservamos. Nos debe quedar suelta, no un mazacote de morcilla.
  • Por último nos queda preparar el puré de patata “confitada”. En un recipiente alto, añadimos la patata pochada, la leche y dos cucharadas de aceite (usamos del mismo con el que hemos frito las patatas). Batimos con la batidora hasta que no queden grumos. Salamos al gusto, recordad que las patatas se han cocinado sin sal. Dependerá del tipo de patata y de la textura que queramos conseguir, la cantidad de leche necesaria. Contra más suave lo queramos, más leche. Contra más batimos, más emulsionamos el aceite.
  • Ya sólo queda presentar: en unos vasitos de ración pondremos una capa de puré de patata, el relleno de morcilla y como decoración la cebolla caramelizada.

Sugerencias:

  • El puré de patata puede hacerse de manera tradicional, con la patata cocida, leche y mantequilla. Y para los más perezosos siempre quedará el “puré de polvos”.
  • Para decorar, en vez de caramelizar cebolla podemos utilizar cebolla crujiente. Ahora es muy sencillo encontrarla en todos los supermercados.
  • Si no sois fans del puré, podéis poner las patatas pochadas de base. Esta idea también es la base de este pintxo.
  • Otra idea para preparar morcilla en forma de pintxo es esta.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *