Flan de café sin horno

Hola de nuevo!

Seguimos adelante con este veranito algo caluroso estos días, y por eso os propongo una receta fresca y dulce.

Es de esas recetas que no requieren más de cinco minutos de preparación ¡¡lo prometo!! y luego sólo dejaremos reposar. Se come frío y es bastante ligero.

Siguiendo el precedente de la tarta de queso sin horno, hoy nos lanzamos a la piscina con el flan de café sin horno.

IMG_6906

 

Y como no podía faltar un poco de culturilla gastronómica, hoy hablaremos del flan:

“Su origen se remonta a la época del Imperio romano, donde era llamado tyropatina. Se volvió muy popular durante la Edad Media, ya que era degustado en época de Cuaresma. Pero fue alrededor del siglo VII cuando se popularizó el término flan para nombrar a este platillo, proveniente de la palabra francesa flan derivada a su vez de la alto alemana “flado”, que significaba torta u objeto plano, y también fue por esa época que se dejó de espolvorear pimienta en su superficie, como acostumbraban los romanos, y se sustituyó por azúcar.

El ingrediente principal es el huevo, ya que, al cocerse al baño María, sus yemas se cuajan y toman la forma del molde, adquiriendo una textura ligera, gelatinosa y cremosa. Junto a los huevos, son necesarios otros ingredientes que le aportan sabor: generalmente, se trata de leche cocida con vainilla, canela o cáscara de limón; aunque también existen recetas que utilizan zumos y compotas de frutas, chocolate fundido, café, queso cremoso o yogur.

Es tradicionalmente cocinado en baño María con caramelo en la capa inferior (superior al servirlo).Una vez terminada la cocción el molde es invertido, quedando cubierto el flan con el caramelo.

También puede ser preparado con flan instantáneo industrial, el cual lleva una preparación similar a la de la gelatina (nuestro caso). En los años cincuenta se puso de moda una marca de flanes de sobre denominado “Flan chino mandarín” cuyo creador fue Alfredo Valdés García, un químico visionario que probablemente ha sido más conocido en la historia económica española como creador de este flan, en el que se sustituye la fécula de los densos flanes por la levísima red de agar-agar y aroma a vainilla. Es la base de lo que hoy en día conocemos como preparados para hacer flan”

Ingredientes

  • 1l de nata para montar a temperatura ambiente
  • 1 vaso de café grande (cafeinado o descafeinado)
  • 1 paquete para flan  Royal (contiene un sobre para hacer el flan 135gr + un sobre con caramelo líquido 50gr)
  • 2 cucharadas de azúcar

Elaboración

  • Haremos café en casa preferiblemente, lo necesario para tener un vaso grande de agua lleno de café. Si no queréis poneros hacer café, disolver una par de cucharadas de café soluble en agua caliente y listo.
  • Ponemos el azúcar y el sobre de flan junto con el café en un cazo grande y calentamos.
  • Cuando esté todo completamente disuelto y comience a hervir, añadiremos la nata.
  • Al romper a hervir, retiraremos del fuego (no lo apaguéis) y dejaremos que baje la espuma que se habrá formado al hervir.
  • Una vez esté sin espuma, volveremos a poner en el fuego hasta que vuelva a hervir y retiraremos.
  • Lo ponemos una tercera vez a calentar y al hervir, retiraremos y ya podemos apagar el fuego.
  • Escogemos un recipiente donde pondremos el flan a refrigerar.
  • Colocaremos el contenido del sobre de caramelo en el fondo de dicho recipiente y repartiremos por toda la superficie.
  • Verteremos el contenido del cazo suavemente y dejaremos enfriar.
  • Cuando esté a temperatura ambiente, lo meteremos a la nevera un mínimo de 6h para que cuaje completamente (yo suelo hacerlo por la tarde para comer al día siguiente)
  • Para servir, voltearemos el recipiente sobre un plato liso. De esta forma se quedará el caramelo en la parte superior y podremos cortarlo como si fuese una tarta.

Presentación

  • Por comodidad suelo hacerlo en un único recipiente pero, si os gusta más de forma individual, podéis presentarlo en vasos individuales.
  • El caramelo que trae el paquete de Royal, para algunos puede parecer escaso. Si os gusta con más cantidad podéis usar sirope de caramelo al gusto, que también sirve para decorar.
  • Un buen acompañamiento para este flan es nata montada con unas tejas de almendra por ejemplo.

 Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *