Brochetas de pollo y verduras

Hola de nuevo!

Cuando uno está de vacaciones y se junta con los amigos, siempre se encuentra la típica excusa para hacer una comida alrededor de una buena barbacoa.

En Navarra en concreto esto ocurre cada fin de semana y en cada pueblo que se precie; y es que el verano en Navarra es lo mismo que decir “Navarra en fiestas”.

Cada pueblo celebra su patrón o patrona con fiestas y bailes a los largo de los meses de Julio y Agosto, y donde la comida popular de rigor, no puede faltar (calderetes, parrilladas, asados, …)

La receta de hoy olvida los fogones de las cocinas por un día y sólo se centra en fuego, bien con leña, carbón o sarmientos. A nosotros lo que nos gusta es una buena parrillada con sabores de la tierra!

Las conocemos de pescado o de carne o incluso hay quien se atreve con las verduras. Son comidas donde no hay mucha elaboración previa y mientras se cocina podemos disfrutar de una buena cervecita a la sombra.

Hoy traigo unas brochetas de pollo y verduras que se cocinan a la perfección a la parrilla.

2014-05-31 21.54.15

Y para culturizarnos un poco, hablaremos de la parrilla:

La parrilla o asador es un utensilio de hierro con forma de rejilla que se sitúa encima del fuego y encima de él lo que se ha de asar o tostar. Se la ubica a una distancia prudencial del fuego o las brasas. Los alimentos reciben calor en forma lenta, y una vez que las carnes están a punto, se acerca un poco más la parrilla al calor y así se consigue que la parte externa de las carnes se tornen de un color más dorado, dándole una mejor presentación, además de quedar crujiente y eliminar posibles grasas residuales de la carne.

La carne preparada sobre parrillas es especialmente típica en las gastronomías argentina, chilena, española, uruguaya, peruana, paraguaya y Venezolana, pero especialmente en la argentina. En el Río de la Plata, dada la extendida costumbre de comer carne asada con gran frecuencia, es común que en el patio trasero de las viviendas haya un parrillero, es decir, una especie de barbacoa construida en ladrillo, con chimenea, en la cual se hace fuego de leña y se cocina el asado a fuego lento.

Dice la leyenda Argentina que la parrilla fue desarrollada cuando un herrero al colocar una cercado que rodeaba un fastuoso “château”, erró en el cálculo. El barón dueño de la propiedad se habría negado a pagar al fabricante el hierro sobrante y, en venganza, el herrero habría utilizado la reja sobrante como soporte para cocer carne frente al castillo. El aroma habría enloquecido al barón a tal punto de acceder a desembolsar los 2 ducados que adeudaba, por lo que obtuvo la reja-parrilla en pugna.”

Sea o no cierta esta leyenda, lo que es cierto es que la parrilla aporta un toque y sabor a los alimentos que merecen mucho la pena.

Ingredientes (4 personas):

  • 2 pechugas de pollo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 calabacín
  • 1 limón
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pimentón dulce
  • Tomillo

 Elaboración

  • Limpiamos las pechugas de toda la grasa que puedan traer.
  • Cortamos las pechugas en pequeños dados, y colocamos en un bol.
  • Añadimos al bol aceite de oliva (3-4 cucharadas), sal, pimienta, pimentón y tomillo al gusto.
  • Removemos bien para que todos los trozos de pechuga queden marinados y reservamos alrededor de 1 hora.
  • Lavamos y cortamos en pequeños cuadrados los pimientos y el calabacín, más o menos del tamaño de la carne.
  • Cuando tengamos el fuego listo para asar (convenientemente unas buenas brasas, sin llama) montaremos las brochetas en la parrilla.
  • Para ello, intercalamos trozos de verduras con carne.
  • Cocinaremos en el fuego hasta que la carne y los pimientos queden bien asados.
  • Un minuto antes de sacarlos para comer, exprimimos el limón por encima de las brochetas para darle frescura a la carne. El limón es totalmente opcional, pero a mí personalmente con pollo me gusto bastante el resultado.
  • Sacar de la parrilla con ayuda de unas pinzas y comer caliente.

 Sugerencias

  • Una parrillada ofrece mil oportunidades para dar rienda suelta a nuestra imaginación. La carne podemos cambiarla al gusto aunque para hacer brochetas, aunque a mi parecer la carne de pollo y cerdo son las que mejor resultan en forma de tacos.
  • Las verduras como es obvio también pueden variar al gusto. La zanahoria, la cebolla, la berenjena, el tomate o los ajos frescos, son verduras que resultan muy sabrosas asadas.
  • Si no tenemos la oportunidad de poder cocinar con fuego, las planchas eléctricas son un buen sustituto. Añadiremos un poco de aceite al cocinar y listo. Y si no nos convence o no tenemos, una simple sartén que no se adhieran los alimentos, nos puede hacer la función.
  • La carne puede cambiarse por salchichas, panceta, morcilla. Son sabores más tradicionales que están igual de ricos aunque quizás resulten más pesados por tener más grasa; por ello podemos combinar carne blanca y verduras con estos alimentos y aligerar así las digestiones.
  • Las especias a añadir también pueden ser al gusto. Si deseamos un sabor más picante pondremos pimentón picante o curry, y si queremos sabores más mediterráneos añadiremos romero u orégano.

 Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *