Volviendo a los orígenes

Hola de nuevo!

Esta vez la espera ha sido más corta.

Después de varias recetas internacionales (con adaptaciones) hoy quería traer una receta muy, muy, muy sencilla pero sobre todo resultona, que combina productos nacionales con internacionales.

La presentación resulta muy vistosa y e de decir que para NADA difícil de hacer!

Demos la bienvenida a los saquitos de morcilla, cebolla y manzana.

 IMG_6097 copia (Copiar)

Ingredientes cotidianos en la gastronomía del día a día pero que resultan un poco exóticos en esa envoltura.

Como podéis ver en la imagen son muy monos, pero lo mejor de todo es que son sólo cinco minutos antes de comer los que necesitamos para montar todo.

Para ampliar un poco la culturilla gastronómica que ya tenemos, hoy quisiera hablar de la pasta que envuelve a nuestros “productos autóctonos” ( que tiene poco de autóctona):

La pasta filo o masa filo es una masa empleada en la gastronomía del Medio Oriente, del Magreb, de Turquía y de los Balcanes. Se caracteriza por ser muy delgada, casi translúcida.

Se usa a menudo en finas capas superpuestas que recuerdan a un hojaldre, aunque su elaboración sea muy distinta. Tiene múltiples usos: frita después de ser doblada o enrollada sobre un relleno, cocida mezclada con otros ingredientes, o asada en una plancha.

Sirve para elaborar muchos postres, como el Baklava, así como comidas saladas como los briks y los böreks.

La pasta filo está hecha de harina de trigo, agua, un poco de aceite y algunas gotas de raki (en Grecia) o de vinagre blanco. Cuando la masa se destina a la repostería, se le pueden añadir yemas de huevos.

La preparación de la masa requiere tiempo y destreza. Las hojas de masa suelen ser redondas y llegan a ser muy grandes; tradicionalmente, se extienden y se manipulan con ayuda de un palo largo y fino, sobre una mesa redonda. La masa se espolvorea constantemente con harina entre capa y capa, para que no se desgarre.

Pero tranquilos, que hoy en día se puede comprar en los supermercados y con un precio muy muy módico.

Y después de esto, vamos al lío!

Ingredientes (8 saquitos):

  • 10 hojas de pasta filo
  • 1 morcilla de Burgos
  • 2 manzanas reineta
  • 2 cebollas
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • Aceite de oliva
  • Hilo de cocinar
  • Papel de hornear

Elaboración

  • Pelamos las manzanas y troceamos.
  • Ponemos en un cazo y cubrimos de agua.
  • Añadimos el azúcar moreno y llevamos a ebullición con fuego medio-alto.
  • Dejaremos cocinando unos 15-20min dependiendo de lo maduras que estén las manzanas. Sabemos que están listas cuando al aplastar un trozo con un tenedor se deshaga enseguida.
  • Cuando estén listas, sacaremos a un plato y quitaremos el exceso de agua.
  • Con ayuda de un tenedor, machacaremos los trozos de manzana hasta conseguir una papilla (no nos interesa pasar por la batidora o el chino, si quedan trozos será más apreciable la manzana en boda)
  • Pelamos y cortamos las cebollas en juliana.
  • Ponemos cuatro cucharadas de aceite de oliva en una sartén, cuando esté caliente añadimos la cebolla y salamos.
  • Cocinaremos a fuego bajo hasta que esté pochada y reservamos sobre un colador para quitar el excedente de aceite.
  • Quitamos la piel de la morcilla y desmenuzamos lo más fina posible.
  • Cuando se acabe de hacer la cebolla, en ese mismo aceite excedente freiremos la morcilla removiendo para que no se pegue.
  • Con esto ya sólo nos quedaría montar el plato. Hasta aquí, se puede dejar preparado del día de antes por ejemplo.
  • De las 10 hojas que tenemos, ocho serán para saquitos y dos para refuerzo. Al ser una masa que humedece enseguida yo suelo ponerle una doble capa de pasta en la parte de abajo.
  • Cortaremos dos hojas en cuatro partes cada una (obteniendo 8 trozos, uno para cada saquito)
  • Cogemos una hoja completa y en el centro, doblado, colocamos uno de los trozos de pasta.
  • Sobre ese trozo pondremos una cucharada de cebolla pochada, dos de morcilla frita y una de puré de manzana.
  • Con cuidado iremos agrupando todo el borde hasta cerrar la pasta a modo de bolsa o saco.
  • Con un trozo de hilo de cocina anudaremos y ya los tenemos listos para el horno.
  • Colocamos en la bandeja de horno con papel de hornear debajo (recomendable para no tener que limpiar después ya que parte del líquido que pueda quedar en el relleno saldrá a través de la masa)
  • Precalentamos a 200ºC calor arriba y abajo.
  • Hornearemos cambiando a modo grill entre 2 y 3 minutos (hasta que se quede tostada la parte superior)

Variantes

  • Como bien podéis imaginar las variantes son todas aquellas que se nos puedan ocurrir para el relleno y también para la decoración.
  • A modo de variante tenéis la primera receta del blog donde el relleno son carrilleras y hongos.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *