Porque no todos los errores son malos

Hola de nuevo!

Tras un parón después de este pequeño puente ya estoy de vuelta aportando calorías.

Hoy traigo una receta que si estáis de operación bikini no ayuda mucho… pero también es de esas que suben el ánimo hasta las nubes!

Y que si no os podéis resistir, pues la cocináis que no hay nada mejor que el disfrutar de la comida! ya subiremos escaleras después…

Son muchas ya las veces que he cocinado esta receta, y la verdad sea dicha, más resultona no puede ser: Fácil, rápida y rica rica.

Típico postre inglés……….. Demos la bienvenida al……… Brownie!

2014-04-25 22.32.07

Y para que no todo sea comida y comer, os cuento algo de culturilla gastronómica general:¿Sabíais que el Brownie fue fruto de un olvido de un cocinero?

Pues sí, el cocinero en cuestión (a saber en qué estaba pensando) olvidó añadir la levadura al resto de los ingredientes, horneó y el bizcocho no subió.

Y gracias a este olvido se creó un bizcocho de chocolate denso por dentro y con una fina capa crujiente por fuera.

¡¡De cuantos errores han salido recetas tan maravillosas como esta!!

Y sin más espera, nos vamos al lío!

Ingredientes:

  • 250 g de mantequilla sin sal a temperatura amiente
  • 150 ml de agua
  • 200 ml de nata líquida para montar
  • 200 g de chocolate negro en pastilla (aproximadamente 60%-70% de contenido de cacao)
  • 250 g de harina (si es de repostería mejor pero no es imprescindible)
  • 225 g de azúcar blanco
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 2 huevos medianos
  • 4 cucharadas de leche entera
  • 10 galletas (del tipo digestive)
  • 10 galletas oreo (decoración)

Elaboración:

  • Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo.
  • En un bol colocamos el chocolate en pequeños trozos junto con el agua, la nata y la mantequilla.
  • Introducimos en el microondas a potencia media/baja y fundimos. Para que no se nos queme la mezcla, vamos abriendo el microondas y removiendo poco a poco. Tranquilos porque es difícil que se queme, con ayuda de la grasa de la mantequilla es más sencillo.
  • En otro bol tamizamos la harina junto con el cacao y la sal.
  • Mezclamos con el azúcar blanco.
  • Vertemos la mezcla del microondas caliente encima de la mezcla de ingredientes secos (harina , cacao y azúcar).
  • Removemos bien hasta conseguir una mezcla homogénea (intentar que no queden grumicos de harina, ya que es fácil que se formen)
  • Cascamos los huevos en un plato o bol aparte, batimos e incorporamos.
  • Por último, añadimos la leche y removemos integrando bien los ingredientes.
  • En una bolsa de plástico, introducimos las galletas y las machacamos hasta conseguir que queden lo más finas posibles (tampoco nos interesa polvo de galleta, pequeños trozos apreciables al comer son suficientes).
  • Añadimos a la mezcla anterior y removemos, en este caso no es necesario que se integre uniformemente.
  • Engrasamos el molde con mantequilla y harina o cubrimos de papel de hornear el molde donde queramos hornear (yo soy más de la última opción porque me aseguro el tener que limpiar menos después).
  • Vertemos la mezcla en el molde e intentamos dejarla superficie uniforme, al ser una masa densa no se distribuye ella sola.
  • Colocamos las galletas oreo por encima del modo que más nos guste (yo en este caso, dejé algunas enteras y otras partidas a la mitad).
  • Horneamos a 190º grados durante unos 20 minutos. Dependiendo de las dimensiones de la bandeja puede ser que esté listo antes o después, a partir de los 15 minutos iremos pinchando con un palillo para comprobar si sale limpio.
  • Dejamos enfriar antes de desmoldar.

Variantes:

  • El uso de galletas es en sustitución al ingrediente típico del Brownie, las nueces. Si tenéis en casa algún alérgico a los frutos secos, es una buena idea la de sustituirlos por galletas.
  • Podemos cambiar la mitad de azúcar blanco por azúcar moreno, nos dará un sabor más caramelizado.
  • La decoración con galletas oreo podemos cambiarla por unos lacasitos o una ganache de chocolate.
  • A la hora de servirlo podéis acompañarlo con helado de vainilla, un poquico de nata montada y chocolate caliente por encima (esta es la forma más común de verlo en restaurantes)

Y eso es todo por hoy.

Hasta la próxima!

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *