Dulce ( y ácida a la vez) tentación

Hola de nuevo!!
Una semana más que ha pasado y una semana más que empieza! En este caso quisiera ponerle un toque dulce a estos siete días que tenemos por delante, con este postre: sencillo como él solo y sabroso a más no poder. Si sois como yo, y os gustan las combinaciones de sabores: dulce con ácido, amargo con dulce,… esta es una de esas recetas que no puede faltaros en vuestra lista.

IMG_5864

“Fresas con chocolate, yogurt y canela” Nos tenemos que olvidar por un día del sabor típico de las fresas con nata o las fresas con azúcar y atrevernos a innovar. Es un plato resultón y fácil, para cuando queramos sorprender a los de casa y a los posibles invitados.

No hace falta nada especial para hacer este postre, ni siquiera vamos a usar los fuegos de casa, con el microondas nos es suficiente. Vamos al lío:
Ingredientes (4 personas):

  • 100 gr de chocolate negro de cobertura
  • 8 fresas lavadas, secas con rabico y a temperatura ambiente
  • 1 yogurt griego (opcional el que sea azucarado)
  • Canela al gusto

Elaboración

  •  Ponemos el chocolate troceado en un vaso y vamos calentando en el microondas de veinte en veinte segundos, removiendo entre tiempos bastante (el calor residual del chocolate con un poco de movimiento hace que se funda más fácilmente). Cuidado con no pasarse de tiempo porque si esto ocurre, el chocolate se quemará y se quedará grumoso. Es mejor que derritamos los pequeños trocitos a base de remover de este modo conseguiremos un mayor brillo del chocolate. Un truco es trocear bastante el chocolate para que con una o dos veces de microondas lo tengamos. Si se va poniendo duro durante el proceso, lo metemos al microondas unos diez segundos, removemos y continuamos.
  • Forramos un plato o bandeja con papel film. Será donde colocaremos las fresas para enfriar. El film nos ayudará a despegarlas fácilmente.
  •  Con el chocolate listo, cogemos las fresas por el rabico (importante que estén secas, que si no el chocolate no se agarrará a la fresa) e introducimos en el vaso. Subimos la fresa hacia arriba sacándola del vaso pero dejando que el exceso de chocolate caiga en el vaso. Tampoco nos interesa que la capa de chocolate sea muy gorda. Reservamos la fresa en el plato de antes.
  • Una vez listas todas las fresas tenemos dos opciones: meter a la nevera (preferiblemente cubiertas para que no se humedezcan en el frigorífico) o si la temperatura del exterior es baja podemos sacarlas a la terraza y dejarlas enfriar (cuidado también de que no se humedezcan con el ambiente). Mínimo 30min aunque si es más mejor. Tampoco hay que pasarse (no queráis prepararlas 6 horas antes) porque la misma humedad de la fresa tiende a salir el forma de líquido y la presencia no es tan buena.
  • Para presentar elegimos un plato, en mi caso es un plato de pizarra, vertemos dos cucharadas de yogurt griego y colocamos las fresas sobre el mismo. Espolvoreamos canela al gusto y listo para comer.

Variantes

  •  La primera posibilidad la plantea el chocolate. A mí personalmente me gusta más el resultado de fresa con chocolate negro, pero también se puede usar blanco, con leche o mezcla de varios. Lo único a tener en cuenta es, que el chocolate blanco se derrite antes que el negro, por lo que habrá que tener más control con los tiempos del microondas.
  • La segunda posibilidad es la fruta. Ahora empezamos a encontrar fresas a un precio razonable pero si preferís más otra fresa u os gusta tanto como a mí el chocolate y lo queréis disfrutar a todas horas, con piña, plátano o naranja también está delicioso.
  • Podemos cambiar el yogurt griego por uno normal, o incluso light (aunque si el objetivo es reducir calorías…poco haremos, mejor comer las fresas solas). Si tenemos un sifón podemos verter el yogurt en él y servir una espuma de yogurt. Si no os resistís a la nata, también se puede sustituir el yogurt por nata montada.
  • Podemos cambiar la presentación y ensartar varios tozos de frutas en un palillo (de esos típicos de pinchos morunos). Actividad que a los niños les gustará y les hará ver la fruta como algo divertido. Nos os olvidéis de los pequeñines de la casa.
  • Por último sugeriros la idea de la fondue, en vez de dejar enfriar el chocolate para que quede crujiente al morder, podemos servir el chocolate derretido en la mesa y que cada uno se ponga el chocolate al gusto.

Espero que os animéis a probar este postre, que lo disfrutéis y que nos leamos pronoto por aquí.
Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *